La humillaban por tener esto en su cara. Pero 10 años después


Es curioso como es que esos “defectos” que de niños nos molestaban, de grandes se pueden convertir en una virtud que nos vuelve muy guapos y atractivos. 

Tal es la historia de Natalia Castellar, una linda chica que sufrió el terrible bullying de sus compañeros por haber nacido con unas cejas muy grandes. 





Cuando era niña, todos me señalaban. Me hacían burla por lo gruesas y largas que son mis cejas. Lo único que quería era depilarlas por completo”, relata la joven originaria de Puerto Rico.


Sin embargo y a pesar de las burlas, Natalia siempre se sintió bonita, pues sabía que sus cejas, a pesar de ser grandes y frondosas, eran suyas y de nadie más. Gracias al amor de su familia creció como una mujer fuerte, segura e independiente, y algunos años después se pueden apreciar los frutos de su crianza. Se convirtió en una de las modelos más hermosas que has visto y ¿Adivina qué? Sus cejas son uno de sus principales atractivos. 




Ella  dejó de luchar con el tamaño y forma de sus cejas, aprendió a quererlas y hoy en día, es una de las principales modelos de ojos. Sin duda, su belleza no tiene comparación. 




Curiosamente, y como suele pasar en la vida, son precisamente las cejas de Natalia las que han llamado la atención de los diseñadores que la han elegido como representante de su marca.




Hoy vive una vida de ensueño, dedicándose al modelaje, estudiando y haciendo lo que más ama. Sus amigos la describen como una chica sencilla, llena de luz y magia. 



Ahora sólo recuerda aquellos tiempos de burlas y con placer se ríe, pues sabe que todos aquellos que la criticaron en su niñez, hoy la siguen en Instagram y la desean con fervor… pobres diablos. 

Recomendados
Recomendados