El horrible caso de los bebés que nacen adictos


Aún no han llegado al mundo y sus llantos desgarradores ya suenan por todos los rincones del hospital ¿Quién se iba a imaginar que lo que debía ser un refugio de amor y calor, sería más bien un rincón lleno de toxicidad y dolor? Estos pequeñitos vienen de madres que consumían heroína, cristal, opio, morfina o cocaína durante su embarazo, y esto les ha marcado la vida para siempre. 



A lo primero que deben enfrentarse estos inocentes retoños es a la posibilidad de vivir o morir, ya que el 25% de ellos se va a quedar en el camino y no podrá ver la luz, los que lo logren deben pasar por el horrible periodo de abstinencia y desintoxicación involuntaria, pues ya no podrán recibir esas sustancias a las que su madre les volvió adictos sin haberlo pedido. 




El dolor es horripilante, los bebés sufren en serio; vómito incontrolable, convulsiones, dolor físico y dolor en el alma para todo aquel que escucha su sufrimiento inconsolable. No hay mucho que se pueda hacer. 


Lo peor es que las cifras aumentan con los días. De acuerdo al portal CNN, solo en Estados Unidos uno de cada 10 bebés nace con síndrome de abstinencia neonatal. En México los casos han aumentado en 3.5% y en zonas fronterizas la cifra rebasa el 7.5%. 


Estos bebés no pidieron esta horrible condición, sin embargo, no van a poder evitar pasarse días o semanas sin poder dormir hasta que su cuerpecito débil no lo resista más. 


Las drogas los destruyen todo, no condenes a un hermoso e inocente ser por un momento de absurda satisfacción artificial. 

Recomendados
Recomendados