Su alumna le pasó una nota a escondidas y cuando la leyó se soltó en llanto y llamó a la policía


Una terrible noticia está sacudiendo las redes sociales, pero lo que más ha llamado la atención de todos es la valentía con la que una niña de 11 años se enfrentó al peligro de la terrible situación que vivieron ella y su madre. 

Su nombre permaneció anónimo, así las autoridades la protegen de entrevistas y escándalos, sobre todo después de lo que ocurrió en su casa.





La menor vivía en Louisiana, Estados Unidos. Su madre estaba en una relación complicada con su nueva pareja; había criado a su hija sola pero las cosas no resultaron como esperaba, pues su novio, Donald Ray Guy, de 27 años, era muy controlador.


Quizá por sus celos enfermizos o por una discusión que se salió de control, el hombre las encerró en su remolque. A pesar de las súplicas de ambas no las dejaba salir; las tenía aterrorizadas e incomunicadas contra su voluntad. 

A pesar de todo Donald dejaba que la niña fuera a la escuela, ya que no quería levantar sospechas de las autoridades ni de los maestros, pues sabía que intentarían comunicarse con su compañera.


Entonces la menor tuvo una idea: dijo a su mamá que escribiera una nota, una carta en la que describiera la situación, pues de esa manera podrían rescatarlas. Pasaron unas semanas y Donald no dejaba que la madre saliera. 

Ese día la pequeña llegó a la primera clase y se acercó al escritorio de la maestra. Sin más le mostró la nota que escribió su madre. “Por favor, ayúdeme”, le dijo.


La profesora, preocupada, llamó a Seguridad Escolar y los inspectores a la policía, y fueron a la dirección que la niña les indicó. 

Él me dijo que si decía algo nos mataría a mamá y a mí; tenía mucho miedo…”, relató la nena.


Los policías llegaron a la casa rodante, llamaron a la puerta y como no hubo respuesta entraron a la fuerza. En una habitación vieron a la madre muy asustada. Apenas podía contener las lágrimas al ver que por fin terminaría aquella pesadilla.


El hombre fue arrestado y mamá e hija respiraron tranquilas. Aunque no hubo señales de violencia física, las semanas que pasaron aterrorizadas por Donald fueron demasiadas. Por fortuna el culpable ya está tras las rejas, y todo gracias a la valiente pequeña, quien venció el miedo y logró rescatar a su madre.

Recomendados
Recomendados