10 pecados de la Madre Teresa de Calcuta que prueban que fue servidora de Satanás


En septiembre del año pasado el papa Francisco canonizó, es decir que dio el título de “santa”, a una de las figuras religiosas femeninas más importantes del siglo XX: la madre Teresa de Calcuta. Su verdadero nombre es Agnes Gonxha y fue fundadora de la Orden de las Misioneras de la Caridad en la India. Durante décadas se dedicó -supuestamente- a ayudar a los pobres, a niños desamparados y a poner su vida al servicio de los más necesitados. Sin embargo, a pesar de que la fundación manejaba enormes sumas de dinero, nada de eso fue donado a los pobres ni utilizado para obras caritativas. ¿Qué ocurrió en realidad bajo la dirección de esta mujer?



¿En verdad fue una santa? Después una investigación realizada en 2013 por la Universidad de Ottawa existe una verdad mucho más allá del mito de bondad y altruismo de la misionera.




Lejos de ser una santa, estos son algunos pecados que cometió contra de la humanidad. 

1. El mito de la ayuda a los pobres


Ninguno de los registros recopilados por la Universidad de Ottawa demuestra que la orden de la Madre Teresa de Calcuta ayudara a los pobres como muchos dicen. Lo que hacía era ofrecer a quienes pedían ayuda un número telefónico semejante al 911 (o sea para emergencias), atendido por el gobierno. Lejos de auxiliar a los necesitados se limitaba a “enviar el problema a otro lado”.

2. No fue tan generosa como la historia la hace ver


Esta mujer recibió importantes sumas de dinero gracias a su fundación. Controlaba la salida de recursos económicos y, el periodista Christopher Hitchens en su documental “El Ángel del Infierno”, afirmó que cuando ella necesitaba cuidados médicos viajaba a Estados Unidos para atenderse. Curiosamente, jamás accedió a que la cuidaran las hermanas de la caridad. 


“Su manera de curar las enfermedades, sus contactos políticos dudosos, su curiosa gestión de las sumas de dinero que recibía y un dogmatismo excesivo sobre todo respecto al aborto, la anticoncepción y el divorcio”, fueron aspectos negativos que destacaron en la investigación sobre la vida de la “santa”.

3. No alimentaba a tantos pobres como decía


En realidad la Orden de la Caridad solamente alimentaba en Calcuta a alrededor de 300 personas por día, no a 9 mil, como la madre presumía. Pero para recibir la ayuda alimentaria gestionaban una especie de membresía o tarjeta que las mismas hermanas repartían. Además debían ser creyentes católicos, lo cual es muy raro en la India, ya que la mayoría de las personas practican distintas religiones y creen en más de un dios.  

4. Las misiones parecían más campos de concentración que hospitales


La orden de la Madre Teresa se extendió en alrededor de 100 países y tenía 517 misiones, donde muchos necesitados en pobreza extrema recibían atención médica. Algunos iban con la esperanza de recuperarse mientras que otros buscaban tener una muerte tranquila y menos dolorosa. Sin embargo, los médicos que investigaron estos lugares descubrieron la terrible verdad: eran poco higiénicos; ni siquiera tenían camas sino catres en el suelo, con comida muchas veces podrida e insuficientes medicamentos. 


Este es el testimonio de Hemley Gonzalez, ex-voluntario que en el 2008 prestó sus servicios en una de las misiones: 

“Los trabajadores lavaban las agujas bajo el grifo del agua para reutilizarlas. Medicinas y otros artículos… eran almacenados por meses, hasta que vencía su efectividad y eventualmente, aun expirados, los aplicaban... a los pacientes. Voluntarios con muy poco o ningún entrenamiento en absoluto, llevaban a cabo peligrosos trabajos en pacientes con alto riesgo de contagio como tuberculosis y otras enfermedades potencialmente mortales, mientras que las trabajadoras de la caridad se rehúsan a aceptar e implementar maquinaria y equipos con seguridad…” 

5. ¿De dónde surgió la fama de bondad? 


La fama de la Madre Teresa se disparó debido a sus poderosas influencias. Entre sus amistades se encontraba el periodista británico de ultraderecha Malcolm Muggeridge, quien se convirtió al catolicismo a sus casi 80 años de edad. Este hombre enalteció la imagen de la religiosa con un documental y un libro, e incluso confesó que por “su ejemplo y bondad” él dejó de ser agnóstico. 


Gracias a esa amistad ella se convirtió en importante figura pública, y de acuerdo a la -muy errónea- información que publicó Malcolm, la Madre Teresa comenzó a viajar por todo el mundo, recibió medallas y donaciones para su fundación e incluso el premio Nobel de la Paz. 

6. Pensaba que el aborto era peor pecado que la guerra


“El gran destructor de la paz hoy en día es el llanto de los inocentes niños no nacidos. Si una madre puede asesinar a su hijo en su propio cuarto, ¿qué nos queda a ustedes y a mí? Matarnos los unos a los otros”. Esta frase caracteriza el pensamiento de la Madre Teresa de Calcuta respecto al derecho de una mujer a decidir sobre su cuerpo. ¿Y en el caso de un abuso? 


¿Por qué estaba en favor de los mandatos machistas de la Iglesia católica pero aceptaba dinero de hombres pro-guerra, como Ronald Reagan?


Aunque fue opositora del divorcio en la República de Irlanda, en más de una ocasión comentó que su amiga, la princesa Diana, sería más feliz si estuviera lejos de su esposo ya que vivía un “matrimonio desafortunado”. Lo único que dejaba ver esta mujer era su interés por quedar bien con los ricos y poderosos. ¿Doble moral?

7. Habitantes de Calcuta aseguran que negaba su ayuda


Pannala Manik, quien nació en el barrio de Rambagan, dijo que más de tres veces fue a solicitar ayuda de la “bondadosa” misionera, para un proyecto que diera hogar a más de 4 mil personas en situación de calle. La Madre Teresa se negó siquiera a escuchar las peticiones de este hombre, quien coordinó finalmente la construcción de 16 edificios con ayuda de la misión Ramakrishna. 


A pesar de que la fundación ya tenía muchísimo dinero para realizar donaciones y apoyar a los pobres -como supuestamente lo hacía-, no hay muchos registros de colaboraciones de caridad, ni hoy ni en aquel entonces. 

8. Se involucró con dictadores y asesinos para enriquecerse 


La fundación de la Madre Teresa recibía cantidades de dinero extraordinarias, aproximadamente 100 millones de dólares al año pero la Orden de la Caridad nunca se caracterizó por hacer importantes donativos a los más necesitados. Aun hoy sigue siendo un misterio el estado de las cuentas de banco de dicha fundación.


Aceptó millones de dólares del dictador haitiano Duvalier y defendió a Charles Keating, autor del mayor fraude financiero en Estados Unidos. Este hombre donó 1.25 millones de dólares a la Madre Teresa, dinero que consiguió tras estafar a miles de familias estadounidenses. Ninguno de los dos devolvió el dinero proveniente de dicho fraude. 

9. ¿Por qué la convirtieron en Santa?


La misma madre estaba convencida de que el dolor y el sufrimiento de los pobres es bueno para el mundo, pues se parece a la pasión de Cristo, por lo que santifica el alma. Esta creencia la llevó a la práctica en sus insalubres misiones, donde negaban analgésicos e higiene básica a quienes acudían por asistencia médica. El supuesto “milagro” por el que se le considera santa es curar a Mónica Besra, quien tenía un dolor en el abdomen; la mujer asegura que la madre hizo desaparecer sus malestares al colocarle una medalla. 


Aunque los médicos que la examinaron aseguran que en realidad lo que ayudó a Mónica fue el tratamiento, que la salvó de la muerte, pero de igual manera le atribuyeron el milagro a la Madre Teresa.

Otro detalle es que  el Papa Juan Pablo II comenzó el proceso de beatificación (o santificación) un año después de su muerte, y no cinco, como establece el Vaticano. 

10. El Vaticano maneja el dinero de la organización tras su muerte.


El punto anterior deja muchas dudas sobre por qué el Vaticano estaba tan interesado en convertirla en santa tan rápido… Muchos sospechan que se debe a que controla la grandiosa fortuna acumulada por la Madre Teresa de Calcuta. 


Se desconoce el manejo de dichos bienes, las cantidades exactas y las donaciones. En realidad se trata de una mafia que buscaba lavar las malas acciones de una mujer, que de santa sólo tiene el título. 

Bien dicen que cuando hay dinero de por medio, hasta el más santo peca.

Recomendados
Recomendados