Nunca uses cotonetes para limpiar tus oídos. Podrías quedar sordo


¿Alguna vez has sufrido infecciones en el oído? Si la respuesta es “sí”, entonces sabes lo molesto y doloroso que puede ser. Lo más irónico es que las causas por las que el oído se puede infectar, son las mismas que inocentemente pensamos que lo mantienen limpio.



Muchos médicos han hablado hasta el cansancio de lo erróneo que es usar cotonetes para limpiarlos, pues se han topado con casos extremos de pacientes que acuden a urgencias, por un tapón de cerilla. Incluso madres de familia los utilizan para retirar la cerilla de sus pequeños.




No se preocupen. Para terminar con todas las dudas, en un video reciente el otorrinolaringólogo Erich P. Voigt explicó de manera sencilla y amena por qué no hay que usar cotonetes. A continuación los puntos más importantes:



1.- El paquete de cotonetes tiene un letrero de precauciones.


Por si no te has dado cuenta, en todos los envases viene esta leyenda: “Precaución: no introducir el cotonete en los oídos”. Si la propia marca te está previniendo, es mejor hacerle caso. 

2.- Lo único que provocan es empeorar la higiene.

El doctor Voigt menciona que es tan común esta práctica de limpieza, que involucra a personas de todas las edades en meterse el cotonete en el oído, y lo único que provocan es empujar la cerilla hasta el tímpano, creando así un bloque que impide el flujo del cerumen. Éste a la larga corre el riesgo de endurecerse y tapar todo el canal auditivo.

3.- Los casos más impactantes que el doctor Voigt ha recibido.


A lo largo de su carrera el médico Voigt ha retirado tapones de cerilla hasta del tamaño de una crayola, y atendido a pacientes con un cotonete clavado en el tímpano. Recomienda que no intentes destapar tus oídos, es de vital importancia que acudas a un especialista para que no tengas complicaciones.

4.- ¿Cómo lavar los oídos?


La recomendación es: durante la ducha, aprovecha el momento en que laves tu cabello, pues ahí con el mismo jabón y agua puedes lavar los oídos; una vez que termines sécalos con una toalla y cuida de no dejar agua en ellos. 

5.- De una vez terminamos con el mito de que el cerumen es sucio.


Aunque no lo creas, tener cerumen es de vital importancia para la limpieza y protección de tu oído, pues su función primordial es atrapar a todas las bacterias del ambiente. 

Trata de proteger a tu familia, hoy en día la información está al alcance de todos. Recuerda que si tienes alguna molestia siempre debes acudir a un especialista.

Recomendados
Recomendados