Así lucían los personajes de “El Chavo del 8” de niños


No creo que exista alguien que no haya visto “El Chavo del 8”, programa que nos provocó lágrimas, sonrisas, risas y carcajadas, y definitivamente lo recordamos con nostalgia y agrado. Aunque los conocimos vestidos de niños, todo el elenco ya estaba bastante grandecito de edad cuando el programa alcanzó fama internacional. 

¿Alguna te vez te preguntaste cómo se veían en su infancia? Para que no te carcoma la duda, aquí los tenemos para ti:

6. Florinda Meza: Doña Florinda y “La Popis”




Tuvo una infancia complicada, cuando sus padres se divorciaron quedó a cargo de sus abuelos y ellos le inculcaron el amor al arte. Fallecieron cuando ella era muy joven, y para honrarlos se esforzó al máximo en la actuación. 

5. Rubén Aguirre: El Profesor Jirafales



Antes de ser actor Rubén fue ingeniero agrónomo, carrera que estudió por presión de sus padres, pero su pasión por la actuación fue mucho más fuerte. 


4. Edgar Vivar: El Señor Barriga y Ñoño




Edgar en su infancia siempre fue gordito, motivo por el que sus compañeros le hacían “bullying”, y lo mismo ocurrió ya como adulto. 

3. María Antonieta de las Nieves: La Chilindrina




A los tres años de edad María Antonieta empezó a estudiar ballet, y a los seis ingresó a la academia “Andrés Soler”, de la ANDA (Asociación Nacional de Actores). Cuando cumplió los 20 años se incorporó al equipo de Chespirito. 

2. Carlos Villagrán: Quico



Quico también tuvo una infancia muy difícil. Él mismo ha dicho que los únicos juguetes que tuvo fueron una pelota grande -como en la serie- y un carrito de bomberos, que debía compartir con sus hermanos. Su mamá se los compró con el poco dinero que juntó lavando ropa ajena. Quico conoció a Chespirito en una fiesta, por medio de Rubén Aguirre. 

1. Roberto Gómez Bolaños: El Chavo del 8



Decía que llegó a este mundo “sin querer queriendo”: su mamá estuvo a punto de interrumpir el embarazo debido a que su padre había fallecido, pero al final se animó  a tenerlo. Deberíamos agradecer a doña Elsa Bolaños haber cambiado de opinión, porque así tuvimos “Chespirito” por muchos años.
Recomendados
Recomendados