7 tipos de besos que los hombres aman. El #1 los vuelve locos


Te preguntarás por qué es tan importante el tema del beso. Las primeras evidencias sobre el origen del beso las encontramos hace más de cuatro mil años en los pueblos semíticos, en Mesopotamia y el Próximo Oriente. Desde ese entonces ya era costumbre besar a los amigos, seres queridos y parejas. 



Con el tiempo besar se ha convertido en uno de los placeres más bellos y divertidos, la persona experta en el tema siempre tendrá un buen “acostón”. Si te interesa hacerte toda una maestra en el besuqueo, a continuación te mostramos algunos tipos de besos que hacen que los hombres se vuelvan locos. 



7.- El mordisco en la oreja



No te precipites, vamos poco a poco. Un beso tipo mordida en la oreja hará que pierda la cabeza. También es para ti, así que no dudes en pedir a tu pareja que lo intente contigo. 

6.- El beso en la comisura de los labios


No lo vas a creer, pero besar el comienzo de los labios es todo un deleite para los chicos. Se desconoce el porqué, pero lo aman.

5.- Un beso en el ojo


Los chicos lo consideran lo más tierno del mundo. Procura dárselo cuando tenga los ojos cerrados, verás cómo se derrite de ternura.

4.- Que ruegue por el beso 


No es sorpresa que a los hombres les encanta que las chicas se hagan las difíciles, así que cuando él se incline para un beso, muévete un poco hacia un lado y bésalo en la mejilla. La próxima vez permite sólo un suave beso en los labios, pero trata de mantenerlo esperando, verás cómo se volverá loco.

3.- El beso persistente



Un beso normal no necesitas lengua, sólo tocar los labios y permanecer ahí el tiempo suficiente para que él tenga la sensación del “te quiero” pero sin palabras. Quedará enamorado de ti.

2.- Un beso sorpresa.


De la nada besa a tu chico sin que lo espere. Ya sea que esté acostado o con el videojuego, tú llega a lo tuyo. La atracción para tu novio con este beso es la pura espontaneidad.

1.- El beso francés


El más cachondo y el que tanto esperabas. No poca lengua, ni mucha, para que no lo vayas a ahogar, pero sí la suficiente para que quede prendido de ti, y -¿quién sabe?- tal vez en segundos terminen en la cama.

Recomendados
Recomendados