5 cosas enfermas que las mujeres hacen para ser hermosas alrededor del mundo


Con frecuencia escuchamos decir que la belleza cuesta, y entendemos que si queremos lucir atractivas debemos esforzarnos, ya sea haciendo mucho ejercicio o cuidando la alimentación. Entendemos que pequeños sacrificios pueden hacer la diferencia, pero todos los métodos actuales se quedan chicos, comparados con los que imponían los conceptos de belleza de nuestros antepasados. 

Si miramos hacia atrás y vemos las extrañas tradiciones de diversas culturas por alcanzar sus estándares de belleza, nos damos cuenta que con tal de ser aceptados socialmente, muchos ponen en riesgo su vida. Hemos reunido para ti las cinco prácticas de belleza más inusuales de todos los tiempos.

5.- Cuello de jirafa.




Las padaung -mejor conocidas como “mujeres con cuello de jirafa”- forman parte de la tribu Kayan, una de las minorías étnicas de Birmania. La historia cuenta que en la década de 1990 huyeron a Tailandia, debido a los conflictos militares que vivía su país. 

Las mujeres de este grupo, desde la edad de cinco años van presionando poco a poco la clavícula hacia abajo mediante la adición de anillos, para hacer el cuello más largo. Varios estudios antropológicos dicen que estos anillos les sirven para evitar mordeduras de tigres, pero la teoría no es del todo aceptada porque los tigres no discriminan por género en sus ataque, y los hombres de esa tribu no utilizan estos anillos. 

4.-  Corsé.


En la antigüedad esta prenda resaltaba la figura de las mujeres, pero usar corsé era un verdadero sacrificio. Ayudaba a las mujeres a resaltar el busto y a marcar la cintura, pero era tan ajustado que les dificultaba respirar y en ocasiones, hasta les causaba desmayos. En el siglo XVI estas prendas tuvieron su máximo apogeo, cuando las mujeres de la alta sociedad las tomaron como indicador de status y clase.


A temprana edad utilizaban corsés elaborados con huesos de ballena o acero, para reforzar su figura buscando que tuviera la forma de un "reloj de arena", con la cintura estrecha. Te parecerá imposible de creer, pero el objetivo era que midiera máximo 20 centímetros, medida que sólo conseguían apretando el corsé hasta deformar los órganos internos. Así que muchas mujeres de la época victoriana con frecuencia presentaban dificultad para respirar, y ni hablar del uso del corsé durante el embarazo, que las llevaba a tener abortos naturales y con frecuencia los bebés nacían con problemas cardiorrespiratorios.

3.- La dieta de las lombrices.


A comienzos de 1900 se popularizó la dieta de las lombrices, que consistía en consumir huevos de solitaria en píldoras. Se creía que dichos parásitos crecían una vez que estaban dentro del cuerpo y consumían la comida. 

Si bien las mujeres que llegaron a tomar los huevecillos encapsulados bajaban de peso, también presentaban severos problemas de salud, como vómito y diarrea. En la actualidad algunas siguen utilizando este método.   

2.- Piel de cocodrilo.


Los habitantes de la provincia Sepik, en Papúa Nueva Guinea, alaban a los cocodrilos, y como parte del ritual para celebrar la transición de los niños a hombres, con ayuda de navajas los jóvenes son cortados por todo el cuerpo, intentando asemejar la piel áspera de ese reptil.

1.- Vendaje de pies.


En China las mujeres de clase alta tenían “pies de loto” para demostrar su estatus, lo que pronto se convertiría en un símbolo de belleza para toda la nación. El proceso empezaba cuando las niñas tenían apenas cinco años, porque a esa edad el pie no está totalmente desarrollado y es más fácil moldearlo. Los dedos de los pies, salvo el gordo, se quebraban y eran reacomodados bajo la planta. Luego se doblaba el arco hasta romperlo, y por último se vendaba todo el pie, para reducir el tamaño.

A finales del siglo XX se prohibió esta práctica, pero todavía quedan ancianas con “pies de loto”. Relatan que el dolor era indescriptible, y actualmente tienen dificultades  para moverse.
Recomendados
Recomendados