15 frases de Frida Kahlo que te cambiarán la vida. Te harán una mujer más fuerte


En nuestro andar buscamos la inspiración de las cosas más sencillas de la vida; en ocasiones una frase, una idea o una imagen puede ayudarnos a superar el dolor y todo aquello que nos hace sentir infelices con nosotros mismos. Para ello es bueno conocer historias, leer sobre personajes que a pesar de las dificultades lograron sobresalir y dejar huella en nuestras vidas. 


Como la pintora mexicana Frida Kahlo, quien no sólo ha ganado reconocimiento en nuestro país sino a nivel internacional, y todo gracias a su talento y a su sensibilidad, porque aunque logró plasmar sus ideas y ser una de las mujeres más importantes de su época, su vida estuvo marcada por el sufrimiento, el dolor físico y la amargura. 




Nació el 6 de julio de 1907, en Coyoacán, Ciudad de México. Comenzó a ver el lado artístico de la vida cuando era muy pequeña, pues era la consentida de su padre, el fotógrafo alemán Guillermo Kahlo. Tuvo una infancia llena de enfermedades y padecimientos físicos; a los cuatro años sufrió a causa de la poliomielitis y no pudo vivir como una niña alegre. 


Sin embargo su mente era inquieta, algo que su cuerpo en ocasiones no podía, y por ello continuó estudiando. En 1922 las mujeres eran poco vistas en las aulas educativas, pero Frida fue de esa minoría que ingresó a la Escuela Nacional Preparatoria de la Ciudad de México. Años más tarde sufrió un accidente que marcó su futuro y su inclinación definitiva por la pintura. 


Era el año de 1925, y el autobús en que viajaba chocó, dejándola gravemente herida: su columna vertebral quedó destrozada, así como las costillas y la pierna derecha. La pintura fue su escape de ese mundo de dolor, de penas y de estar en cama, la ayudó a comenzar en la disciplina que la convertiría en un ícono del arte y las ideas revolucionarias de México.


El muralista mexicano Diego Rivera fue su amor eterno, aunque su relación nunca fue convencional, pues dos grandes personalidades conviviendo, dos mentes, dos almas y dos genios tan semejantes pero tan diversos, muchas veces terminaban odiándose. Fue una relación en ocasiones enfermiza, inestable y llena de altibajos, pero finalmente se complementaban en creatividad y en estilo. 


La vida de esta mujer siempre estuvo rodeada de drama, pero también de mentes brillantes, de intelecto, de una visión muy peculiar de la vida, del gobierno mexicano y de la Revolución. Sin duda es una artista que vale la pena conocer y analizar. Quizá sólo impulsada por ese sufrimiento pudo lograr todo lo que completó en su vida. 

A continuación te presentamos algunas de sus frases más conocidas, para inspirarte y acercarte un poco más a la vida de la inmortal Frida Kahlo. 

1. “Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Sólo entonces te darías cuenta de lo especial que eres para mí”.


2. “México está como siempre: desorganizado y dado al diablo, sólo le queda la inmensa belleza de la tierra y de los indios”.

3. “Y tú bien sabes que el atractivo sexual en las mujeres se acaba voladamente, y después no les queda más que lo que tienen en su cabezota para poderse defender en esta cochina vida del carajo”.


4. “Amurallar el propio sufrimiento es arriesgarte a que te devore desde el interior”.


5. “Quisiera darte todo lo que nunca hubieras tenido, y ni así sabrías la maravilla que es poder quererte”.


6. “Pinto autorretratos porque estoy mucho tiempo sola. Me pinto a mí misma porque soy a quien mejor conozco”.


7. “Pies para qué los quiero, si tengo alas pa’ volar”.


8. “Quizá esperen oír de mí lamentos, de «lo mucho que se sufre» viviendo con un hombre como Diego. Pero yo no creo que las márgenes de un río sufran por dejarlo correr”.


9.“Dónde no puedas amar, no te demores”.


10. “Cada tic-tac es un segundo de la vida que pasa, huye, y no se repite. Y hay en ella tanta intensidad, tanto interés, que el problema es sólo saberla vivir. Que cada uno resuelva como pueda”.


11. “Siento que desde nuestro lugar de origen hemos estado juntos, que somos de la misma materia, de las mismas ondas, que llevamos dentro el mismo sentido”.


12. “Jamás en toda la vida olvidaré tu presencia. Me acogiste destrozada y me devolviste íntegra, entera”.


13. “Creían que yo era surrealista, pero no lo era. Nunca pinté mis sueños. Pinté mi propia realidad”.


14. “¿Quién diría que las manchas viven y ayudan a vivir? Tinta, sangre, olor… ¿Qué haría yo sin lo absurdo y lo fugaz?”


15. “Yo solía pensar que era la persona más extraña en el mundo, pero luego pensé, hay mucha gente así en el mundo, tiene que haber alguien como yo, que se sienta bizarra y dañada de la misma forma en que yo me siento. Me la imagino, e imagino que ella también debe estar por ahí pensando en mí. Bueno, yo espero que si tú estás por ahí y lees esto sepas que, sí, es verdad, yo estoy aquí, soy tan extraña como tú”.

Recomendados
Recomendados