Vale más una gota de sudor que mil promesas. Mira cómo valorar a la persona que lucha por ti


Dicen por ahí que “las palabras se las lleva el viento” y eso no podría ser más acertado. Seguro en varias ocasiones te has encontrado con personas que hablan mucho pero hacen poco. Tal vez al principio te impresionen, pero conforme las vas conociendo te das cuenta de que todo lo que sale de su boca es mentira, para quedar bien o ganar algo, y pocas veces son honestas. 



El amor no es la excepción. Por eso hoy quiero hablarte de valorar a quien lucha por ti y no a quien te conquista con palabras. A lo largo de nuestra existencia el amor puede enfrentar varios desafíos, desde elegir a la persona con la que compartiremos la vida hasta evitar las tentaciones que aparecen con los años y, claro, no dejarse llevar por la rutina u ocultar con palabras falsas lo que te molesta o incomoda de tu pareja.



Te invito a que analices esta idea dentro de los dos escenarios principales, y la importancia de enamorarse a diario en una relación. Es importante que sepas valorar lo que en realidad importa en estos compromisos, porque así garantizas su estabilidad por mucho tiempo. 


En un noviazgo

Una persona que apenas está descubriendo el amor y alguien que ha decidido darse una oportunidad después de una decepción, deben saber que las palabras no son todo.

¿Cuántas veces hemos visto parejas en que la mujer es hermosa pero trata mal a su pareja, o a un hombre que parece galán de cine y engaña a su mujer, la humilla y quizá hasta la maltrata? Dicen que no volverán a cometer errores, pero a la primera oportunidad mienten. La verdad es que sólo están en la relación por lo que su compañero puede darles. No aportan nada, sólo se aprovechan mientras puedan, y si nos ilusionamos con alguien así perdemos grandes oportunidades con quienes estaban dispuestos a darnos su corazón.


Las personas que valen la pena son las que siempre están para nosotros, las que nos confrontan si saben que estamos equivocados, las que nos ayudan a crecer y a ser mejores, nos cuidan, y muchas veces hasta se sacrifican por vernos felices. Son incondicionales, y aunque las cosas se pongan difíciles no temen ser nuestro apoyo, nos ayudan a triunfar. 

En un matrimonio 

Este compromiso es diferente. Creemos que hemos aprendido a vivir con nuestra pareja pero de repente aparecen tentaciones, un hombre o una mujer que parece la persona indicada para darnos lo que suponemos que nos hace falta. 

A simple vista puede parecer sencillo. Es un nuevo comienzo, todo es bonito, todo es fácil, parece que esa persona nos entiende bien. ¿Pero qué hay de lo que hemos vivido con nuestra pareja? Casi siempre las infidelidades no ocurren por amor, sino por miedo a enfrentar los problemas en la relación; se opta por lo más fácil, en lugar de lo correcto.


Si estás viviendo algo parecido te pido que analices tu futuro con esa persona que llamó tu atención, que pienses en los momentos más importantes y difíciles que has pasado con tu pareja y consideres si ese nuevo ser podría soportar lo mismo contigo. No te dejes engañar por un cuerpo bonito o por palabras que quizá sólo son para hacerte sentir bien o darte por tu lado.

Recuerda que la comunicación es clave en cualquier relación, y que si algo te incomoda o te molesta debes expresarlo para solucionarlo; es parte del esfuerzo de estar juntos. Claro que habrá días en que tu pareja no sea tu personaje favorito porque no piensan igual, pero esas diferencias son las que les hacen grandes. Comunicación no es hablar mucho, es expresar lo que sentimos, escuchar al otro y unir esas dos partes para construir una solución. 


La relación del amor y el trabajo diario 

No sirve de nada prometer algo que no vamos a cumplir, es una forma de mentir que conforme pasa el tiempo queda al descubierto. Las mentiras no pueden sostenerse, no llevan a nada mejor y sólo traen conflictos más grandes. 

El amor no huye de los problemas, los enfrenta con valor y sabe salir victorioso. Por lo tanto en una relación habrá trabajo siempre, pero nada que no puedan hacer tu pareja y tú si siguen interesados el uno en el otro. Recuerda que el amor es como el aire, no lo ves pero lo puedes sentir, por lo tanto las palabras deben respaldarse con acciones o no sirven de nada.  


No creas que todo será perfecto siempre, no es igual de lindo que en el cine y la televisión, pero precisamente este trabajo y todas las experiencias que viven juntos lo hacen mejor. Valora a la persona que lucha a diario por ti, por verte feliz, y esfuérzate por ella. Con esa visión nada ni nadie podrá separarlos.

Recomendados
Recomendados