Una relación tóxica te destruye por dentro, por fuera y te ensucia el futuro. Duele dejar ir pero no te mata


Todo ser humano tiene derecho a ser feliz, pero jamás a costa del sufrimiento de otros. Esta idea parece sencilla, de hecho algunos se preguntarán cómo es posible olvidarla, pero lamentablemente sucede y es cuando surgen las relaciones tóxicas.

En relaciones de este tipo una parte tiene control sobre la otra y la lastima de varias formas, por gusto. El agresor o la agresora busca satisfacer vacíos emocionales con estos daños y destruye a la otra persona.



Si bien las relaciones tóxicas pueden darse dentro de la familia, los amigos y la pareja, hoy quiero enfocarme en las relaciones amorosas. Admito que errores como los que estoy por compartirte podemos cometerlos todos, pero hacer de ello un hábito convierte al noviazgo o al matrimonio en una relación tóxica, y todo eso debe terminar por tu bien y el de tu pareja. Es posible que el amor pueda recuperarse, pero será un proceso largo y de mucho esfuerzo. 



Te invito a considerar estos puntos antes de tomar una decisión.


Señales de relación tóxica

1.- Celos y control 

El agresor no permite que su pareja interactúe con familiares o amigos, intenta controlar cada una de sus acciones, desde el arreglo personal hasta decisiones laborales y del hogar; siente que debe supervisar cada movimiento.

2.- Conflictos constantes y falta de respeto 

Las peleas son frecuentes y el agresor humilla al otro de forma constante, no reconoce sus logros ni sus esfuerzos, minimiza los problemas que expresa su compañero o simplemente no les da importancia; jamás asume su responsabilidad, recuerda las fallas de la pareja una y otra vez, y le culpa de todo lo que está mal en la relación. También toma decisiones sin considerar la opinión y el bienestar de la otra parte. 

3.- Actitudes tóxicas en la intimidad 

El agresor obliga a su compañero a tener relaciones y éste accede, aunque no tenga ganas, para que no se enfade. También acepta prácticas que no le agradan, por medio del chantaje o la humillación, pues en ocasiones se le compara con parejas anteriores. 

4.- Violencia 

Quien tiene el control recurre a la violencia para manipular a su pareja, puede haber golpes, gritos, insultos, e incluso control económico. 


Efectos de una relación tóxica 

1.- Depresión

La persona afectada empieza a aceptar todo lo que el agresor dice: las humillaciones y los insultos, se siente sin energía, sin ilusiones, y no hace nada para detener las agresiones. 

2.- Infelicidad

Sabe que hay algo mejor pero no se atreve a probarlo; asume que como aceptó un compromiso, esto es parte del paquete y que simplemente “esa suerte le tocó”. 

3.- Pocas metas personales

Debido al control la víctima pierde las ganas de superarse, se aleja de todo aquello que la satisfacía en el plano laboral o profesional, incluso personal. Siente que necesita permiso del agresor y si éste no accede, entonces no lo hace. 

4.- Miedo a tu pareja 

Como las agresiones son muchas, prefiere hacer lo que la pareja quiere o desea con tal de no recibir más reclamos. Duda de cada una de sus acciones porque todo puede detonar el coraje o la ira del otro. 

5.- Baja autoestima y poca seguridad personal 

Ha sido tanto el daño que la pareja le ha hecho, que empieza a creer todo lo que él o ella le ha dicho y pierde la fe en sí mismo. Aquí es cuando muchas personas cercanas se preguntan por qué la víctima no hace algo al respecto, pero está tan lastimada que no tiene fuerzas para confrontar al agresor y acepta todo lo que éste dice o hace.


¿Por qué se acepta una relación tóxica?

Las personas que viven en ese ambiente se consuelan pensando que están en lo correcto, por las siguientes razones: 

1.- Temor a estar solo

Aunque su pareja les lastima, prefieren tener eso a estar solas. Pero, seamos realistas, ¿qué tiene de malo estar solo? Ese tiempo sería ideal para sanar las heridas y disfrutar la vida como siempre debió hacerlo, podrá ordenar sus ideas y re-aprender a amarse.

2.- Estabilidad económica

Esto es muy común en las mujeres, pues muchas se dedican al hogar y cuando las cosas no funcionan, sienten que no tienen lo suficiente para sobresalir por sí mismas. La verdad es que con ayuda de sus amigos y sus familiares pueden salir adelante a pesar de todo, pues hay cosas que las hacen únicas y que pueden darles las herramientas para valerse por sus propios medios. Es cierto que quizá la situación económica no será la misma, pero nada puede comprar la libertad y el bienestar de una persona. 

3.- Amor y dependencia 

Hay personas que a pesar de haber desarrollado una relación tóxica soportan todo, porque piensan que no pueden vivir sin el otro. Algunas sienten amor y hay otras que simplemente han desarrollado una relación de codependencia, creen que esta relación es lo que da sentido a su vida.


Cómo salir de una relación tóxica si eres parte de ella

1.- Entiende el problema que estás viviendo

No importa si la relación tóxica ha sido corta o larga, no deja de ser un problema; es importante considerar todo lo que has sufrido por ella. Al hacer una pequeña evaluación verás que lo mejor es poner fin a estas actitudes negativas y dañinas. 

2.- Busca ayuda profesional

La labor de autocrítica es de las más difíciles del ser humano, pues en ese proceso no sólo aceptamos lo que hizo la otra persona sino lo que nosotros mismos hicimos y permitimos, por lo tanto es recomendable contar con la guía de un experto en la materia.

3.- Aléjate de esa persona

Aunque tengas deseos de hacer que la relación funcione, un poco de distancia es bueno porque les ayudará a evaluarla y a resolver sus conflictos, los que dieron pie a lo tóxico de la situación. 

4.- Establece nuevas metas personales y prioridades 

Retoma lo que te apasionaba, establece lo que quieres lograr y trabaja para conseguirlo, eso te permitirá ver todo aquello de lo que eres capaz y más. 

5.- Valórate y sé feliz

Este tiempo a solas y esta nueva perspectiva de vida te ayudarán a recuperar la seguridad en ti, a confiar en tus habilidades y a ser feliz con todas las bendiciones que te rodean.

Si tú estás bien pero algún ser querido está viviendo esta situación, no dejes de apoyarlo para que cambie su vida. 


Muchos me dirán que salir de algo como esto es difícil, pero no deben olvidar esta regla de oro: si te lastima, no te quiere; ¿entonces qué haces ahí? Tú mereces a alguien que te ame, te respete y te haga crecer, no te conformes con menos.

Recomendados
Recomendados