Soy mamá pero no esclava: la publicación que incendia Facebook y que tienes que leer…


He visto muchas madres que hacen todo por los hijos, se desviven por ellos e incluso dejan de lado sus propios intereses y los de su pareja para verlos bien, descuidando por completo sus necesidades y sus sueños. Al decir esto no busco juzgar a nadie,  ya que cada persona toma las decisiones que considera correctas para sí misma y para su familia. 



Todas las que juran ser “madres abnegadas” inmediatamente tachan de egoístas a las que se dan un poco más de libertad, y que a pesar de convertirse en mamás no sacrificaron su esencia ni sus metas. 




Me da gusto ver que la madre moderna tiene preparación y mentalidad diferentes de como la mayoría de las mujeres fueron educadas. Ahora hay más que luchan por cumplir sus deseos de superación y de realización personal y, hacen valer su derecho a disfrutar de la maternidad sin convertirse en “esclavas de los hijos”. 


Recuerda que no es necesario renunciar a tu esencia como mujer para ser madre. Aún puedes lucir encantadora, tener tiempo para ti, seguir tus sueños y manejar tu vida con la misma libertad que lo haría cualquiera, pero con una dosis extra de amor y responsabilidad.


El día de hoy quiero compartir con todas las mujeres que se sienten frustradas, cansadas y con ganas de rendirse, la experiencia de la australiana Constance Hall, quien dio una gran lección a todas las madres. Ella expresó el sentir de muchas mujeres que no saben exactamente cómo actuar tras la llegada de los hijos, esas mamás primerizas confundidas sobre cómo deben adoptar su papel de protectora, esposa, trabajadora y profesionista.


A través de una publicación de Facebook dejó muy clara su postura ante los retos, las críticas y las burlas de las que son objeto muchas de ellas,  ayudándolas a alzar la voz, invitándolas a dejar a un lado la culpa y el papel de “madre abnegada” del cual han sido víctimas durante generaciones. No todo en esta etapa deben ser responsabilidades incansables. Hay momentos para todo, y a veces se necesita dejar a un lado el quehacer, las labores, y disfrutar un poco de lo maravilloso de ser mujer. 


A continuación compartiré la publicación traducida: 

“A la mujer en el parque, que mira su móvil e ignora a sus hijos por unos segundos, un saludo. Por no dar la impresión de que deberías estar en activo las 24 horas del día. Porque no te importe lo que piense el ‘grupo de madres policías’.”


“A la mujer con montañas de platos y ropa sucios, que sale para tomar un café con sus amigas. Yo te saludo. Ser buena madre o esposa o persona NO significa pasar toda la eternidad limpiando tu casa. Si lo dejas el tiempo suficiente, tus amigos empezarán a ayudarte con los quehaceres. Créeme.”


“A la mujer en la consulta del médico, que espera pacientemente para pedir unos antidepresivos, yo te saludo. La depresión post parto es una maldición muy real. Estás lidiando con ello.  No confundas depresión con falta de interés; has pasado a la acción, para mí eres una luchadora. A menudo la fortaleza y la debilidad se confunden; fuerza es pedir ayuda. Muchísimas mujeres están pasando exactamente por lo mismo, sólo que no hablan de ello.”


“A las mujeres que no perdieron todo el peso que subieron con el embarazo, yo las saludo. Un grandioso y nuevo trabajo por el que no te pagarán y que no acabará en unos 20 años, es motivo suficiente para NO renunciar al pastel. Come pastel, cómete todo el maldito pastel e ignora a todo el que se atreva a decir algo. Tu cuerpo post bebé no debe ser motivo de comentarios públicos.”


Con amor: una mamá cuyos días están llenos de gigantescas fallas y microvictorias, pero aun así ha aprendido a lidiar con la miniarmada de amor todo el día. Constance.”


Un grito de solidaridad que aclaman todas las madres primerizas, y un poderoso mensaje: Los hijos no te impedirán ser mujer, porque antes de ser madre fuiste esposa, amante, trabajadora y un individuo con deseos de ser independiente. ¡Nada de eso cambiará! Ámate y acéptate con tus nuevas responsabilidades, pero nunca dejes de ser tú.



Recomendados
Recomendados