Si tu esposo usa alguna de estas 8 frases, tu matrimonio está en peligro. Mira por qué…


Te imaginas despertar un día preguntándote ¿por qué me case?, ¿en qué estaba pensando? Es el caso de muchas parejas que luego de años de matrimonio, disfrutan más el tiempo que pasan separados que el que están juntos. Suena triste, ¿no es cierto? 

Desesperados ven el divorcio como única salida, pero vale la pena analizar qué hay detrás de esa decisión. Algunos estudios revelan que las causas más frecuentes de divorcio suelen ser: infidelidad, violencia intrafamiliar, inmadurez, expectativas personales o familiares no cumplidas, falta de compromiso emocional, problemas económicos, y en la actualidad se suma la influencia de las redes sociales. ¿Cómo combatir esos males?


La mayoría de los problemas de pareja antes mencionados pueden evitarse, si se atienden las señales de alerta que aparecen mucho antes de que el daño sea irreversible. En otras palabras, siempre hay un momento clave para cambiar la historia. 



Todo empieza con el trato y la forma en que se hablan uno al otro. Para muchos pueden parecer sólo frases que se dicen enojados, pero las palabras a veces dejan heridas más profundas que los golpes. 

Te sugiero que pienses muy bien antes de decir cualquiera de las siguientes frases, pues los insultos y el desprecio que provocan la falta de tacto y el coraje, pueden hacer mucho daño no sólo a tu pareja, sino a la relación e inclusive a tus hijos. Estas palabras son algunas señales a las que debes estar alerta. 

Evita decir cosas que no sientes. Jamás pronuncies estas palabras contra tu esposo o esposa: 

1. “No puedes hacer nada bien”


Detente a reflexionar: ¿En verdad no sabe hacer nada bien? Estás dejando que una acción descalifique por completo a tu pareja, y por lo general esta frase sale en un momento de desesperación, tras una equivocación de tu compañero. Debemos aprender a guardar la calma y no dejarnos llevar por los impulsos y la agresividad.

2. “Ya deja de decir tonterías” 


Que no piense como tú no significa que diga tonterías. Recuerda que en un matrimonio siempre hay diferencias, opiniones diversas y puntos de vista distintos, así que descalificar al otro diciendo que sólo habla tonterías, es una ofensa muy grave y sumamente egoísta. ¿Acaso sólo lo que tú dices tiene valor e importancia? 

3. “No tengo ganas de hablar” / “No tengo nada de qué hablar”


Esta frase lamentablemente es muy utilizada en un momento crítico del matrimonio. Se supone que la comunicación es lo más importante entre la pareja, para llegar a acuerdos y arreglar diferencias o malentendidos. Cuando las ganas de solucionar las adversidades se van terminando, entonces se debe buscar ayuda profesional antes de que algo peor rompa los lazos y compromisos de la relación. 

4. “¡Ay, cómo exageras!” 


Hay que tener la suficiente empatía y considerar que lo que para nosotros es muy simple y hasta tonto, para nuestra pareja puede ser algo muy complejo e incluso importante. De esa manera te aseguras de respetar su opinión y de no dar lugar a malentendidos. 

5. “Haz lo que quieras, no me interesa”


El mensaje que puede interpretar el otro al oír estas palabras es “no le intereso, sin importar lo que haga”, y a nadie le gusta sentir que no es importante. El abogado Christian Denmon, especialista en divorcios, comenta que en una relación saludable es prioridad el cuidado, el cariño y el respeto al otro. 

6. “¿Qué te importa, para qué quieres saber a dónde fui?” 


Para una pareja es importante estar en contacto con otras personas fuera del hogar, como amigos y compañeros de trabajo, y hacer algunas actividades para pasar tiempo a solas. Muchos hombres y mujeres se sienten acosados por su compañero cuando les pregunta dónde ha ido o con quién. Si eres quien hace estos cuestionamientos debes recordar que si no hay confianza, la relación no va a funcionar. Considera que somos individuos que requieren espacio y tenemos derecho a la privacidad. Evita situaciones de este tipo, respetando ese tiempo que sirve para meditar y para estar en contacto con otros. 

7. “No sé por qué sigo contigo” 


Es doloroso escuchar eso de la persona que se supone es tu apoyo y consuelo. Es desagradable, pues significa que la razón por la cual han pasado tanto tiempo juntos es ajena al amor y al compromiso. Muchas veces se dice algo como esto por impulso o coraje, o para herir por algún reclamo hecho anteriormente, pero no hay pretexto para ello. 

8. “¿Cuándo vas a cambiar?” 


Estas palabras suelen poner en duda el amor entre la pareja, porque decir que quieres que él o ella cambie da entender que preferirías estar con otra persona. En una relación debe existir aceptación del otro sin esperar que cambie. Ponte en su lugar. ¿Cómo te sentirías si quisiera cambiarte todos los días?  

Espero que no digas estas frases en ningún momento y si lo haces, debes ser responsable y saber que pueden destruir relaciones. Las grandes parejas cuidan del otro hasta en los momentos de mayor ira y frustración.

Recomendados
Recomendados