¿Qué hacer cuando te enamoras de alguien casado? Mujeres COMPARTAN esto


Seguro conoces a una persona que sale a escondidas con otra que ya tiene  compromiso, una mujer o un hombre casados. Tratas de adivinar por qué aceptó  una relación así de incompleta, piensas que podría estar con alguien mejor, y de repente imaginas qué harías en su lugar. O quizá estás empezando a vivir algo parecido. Entrar en el juego de ser la o el amante es muy peligroso, ya que si ese alguien especial tiene pareja lo más seguro es que haya una familia. ¿Estarías dispuesta a compartir a la persona que amas?



Hay que considerar muchas cosas antes de adentrarse en un romance secreto, en el que podrías perder mucho. Por lo general los familiares de la persona soltera están en desacuerdo, porque saben lo que significa salir con quien ya tiene una vida hecha. Aunque el enamoramiento no te deja ver las consecuencias, es necesario pensar y considerar todas las desventajas antes de hacer algo de lo que puedes arrepentirte.  




No se trata de qué tan bueno o malo es salir con alguien comprometido, porque nadie tiene derecho de juzgar a otros, sino de cómo te sientes al compartir a tu pareja; tienes que considerar el daño que podrías causarte al estar en una relación de ese tipo. 

Si juegas con fuego es obligatorio pensar miles de veces antes de continuar, ya que aproximadamente 80% de las personas que han vivido este dilema moral y emocional, terminan arrepentidas porque quien dejó a su familia por estar a su lado no resultó lo que se esperaba, y viven con terrible sentimiento de culpa. 


Me gustaría que supieras algunas cosas que ocurren cuando te enamoras de una persona casada y algunas precauciones que puedes tomar al respecto. Estos son los puntos principales: 


¿Por qué enamorarse de una persona que ya tiene compromiso?

Son muchos factores que te llevan a tomar esta decisión. Uno de ellos es el miedo a la soledad y otro, muy importante, son las mujeres o los hombres jóvenes e independientes, que buscan quien se adapte a un estilo de vida que les deje desarrollarse profesionalmente, y muchas veces una pareja de su edad no lo permite. También es común que por inseguridad se intente “robar” (por llamarlo de algún modo) al cónyuge de alguien, para sentirse atractivo, irresistible y que puede conquistar a cualquiera sin importar su estado civil. Algunas veces es el miedo al compromiso, pues ser “amante” de alguien que ya tiene responsabilidades le permitirá disfrutar momentos en que lo único que importa es la satisfacción física, sin mayor obligación. 


¿Qué tienes que evaluar antes de envolverte en una relación así? Los efectos que podría tener y cómo impactará tu vida son lo principal. Aquí algunas reflexiones que debes considerar: 


1. Trata de enfocarte en tus metas personales

En tu crecimiento profesional, tener casa propia, resolver problemas familiares, aprender un nuevo idioma... ¡Cualquier cosa es posible! Piensa lo que realmente quieres hacer con tu vida, organiza tus metas a corto, mediano y largo plazo, y céntrate en ti, no en un amor complicado.


2. Piensa si de verdad estás dispuesto o dispuesta a correr el riesgo

Si quieres continuar la “aventura” será mejor que te prepares para sentir el rechazo de los hijos de tu nueva pareja, la desaprobación de sus padres, hermanos y tíos, ya que muchas veces éstos tienden a hacerle la vida imposible al que consideran un intruso. Obviamente la responsabilidad es compartida si ambos aceptan seguir adelante, pero la mayoría no lo verá así. Piénsalo muy bien. 


3. Ignora las falsas promesas

Debes aprender a reconocer si el pretendiente te está utilizando para elevar su ego y sentirse con poder nuevamente. En su mayoría las personas con pareja dicen, por ejemplo: “Ya no nos amamos, sólo estamos juntos por nuestros hijos”, “Me divorciaré pronto, sólo tienes que esperar”, “Nunca había sido infiel, sólo por ti me he portado así”. No caigas en ese juego. Si de verdad hay divorcio en proceso, espera y hagan las cosas bien, pero si insiste en que sigan viéndose a escondidas “mientras se divorcia”, lo más seguro es que todo sea un engaño para retenerte por más tiempo. 


4. Valórate y busca una relación que te dé lo que necesitas

No te conformes con ser plato de segunda mesa. Todos tenemos derecho a una relación llena de amor, en que la atención sea exclusiva para nosotros y no haya que compartir caricias y besos con nadie. Eres una persona entera, que merece a alguien que entregue todo por ti. 


5. Piensa qué buscas realmente en una pareja

No dejes que el sentimiento de culpa se apodere de ti, evita pasar malos ratos, y antes de adentrarte en una relación piensa qué es lo que buscas en ella. Por lo general todos anhelamos cariño, comprensión, un compañero o compañera de vida que nos apoye y esté con nosotros en los momentos difíciles. ¿Todo lo que deseas te lo puede dar esa persona casada? Si la respuesta es no, ya sabes qué hacer.

Recuerda que vivir a escondidas puede parecer una aventura, divertida y emocionante al principio, pero una relación verdadera, estable y feliz se construye confiando en el otro. ¿Crees que podrías confiar en alguien que engaña a su compañero? Medita tu respuesta todo lo que sea necesario, así sabrás qué tanto podrías soportar al compartir a tu pareja.

Recomendados
Recomendados