¿Por qué si no me quiere no me deja? 5 razones por qué prefiere aferrarse, a dejarte ir


¿Qué pasa en una relación cuando se acaba el cariño, el amor y la disposición de mejorar? Lamentablemente hay matrimonios y parejas que sufren por un “amor a medias”, es decir una situación que los hace sentirse poco satisfechos y poco queridos. Si una de las partes no tiene valor para alejarse, a pesar de esa infelicidad, suele herir profundamente a quien sí entrega su amor. ¿Será pereza, inseguridad o conformismo...?

Las personas que buscan mantener una relación aunque no amen a la pareja muchas veces se niegan a enfrentarlo, viven negadas a mejorar, simplemente están llenas de inseguridades, de apegos poco saludables y de temor al cambio; prefieren conformarse con un amor al que son incapaces de corresponder. 


Estas son algunas de las razones por las que alguien sigue aferrado a una relación en la que no le importa dar amor. 

1. Vive un amor inmaduro


¿Por qué se queda si ya no me ama?” De acuerdo con la presentadora motivacional Martha Debayle, quien se niega a dejar a la pareja aunque ya no la quiera, seguramente vive un amor inmaduro y poco equilibrado; en ocasiones piensa y siente que aún está enamorado o que realmente aprecia al otro, aunque su incapacidad para demostrarlo es clara señal de que no hay amor de por medio. 



Muchas veces confundimos el amor que sentimos y demostramos con “la única manera de amar”. En el amor no hay formas correctas de hacerlo, cada uno tiene sus propios estándares y maneras de corresponder. Lamentablemente esta situación también puede resultar frustrante para quien lo hace de forma más abierta. 

2. Codependencia 


Uno de los temores más grandes para el codependiente es la soledad; siente que no podrá vivir sin el otro a su lado, aunque ni siquiera tengan sana convivencia. El hecho de estar con la pareja le da cierta seguridad y por ello prefiere quedarse con quien ya conoce, en vez de arriesgarse a conocer a alguien más. Su miedo, su apego y su necesidad de compañía (aunque en este caso no sea saludable) es mayor que su necesidad de encontrar un amor sano. 

3. Por conveniencia


Sobre todo en los casos en que la infidelidad se hace presente, la persona que ha cometido la traición no se anima a dejar a la pareja, porque sabe que en casa tiene seguridad y sus necesidades cubiertas. Tiene compañía, un lugar adonde llegar y una persona dispuesta a saciar sus necesidades físicas y afectivas. 

4. No sabe cómo terminar la relación


Prefiere conformarse en lugar de enfrentar las consecuencias. Nunca aprendió a comunicarse de manera asertiva, por ello es incapaz de sentirse pleno; incluso puede llegar a pensar que la relación “está bien” porque acepta sufrir en silencio. Ahí la persona que resulta más afectada es la que trata de salvar la relación en solitario. 

5. Ha desarrollado un apego no saludable


El apego es la sensación que surge en una relación, la cual dicta cierta necesidad de estar con la pareja. Le genera ansiedad estar lejos del otro y buscará retenerlo por el mayor tiempo posible, aunque no haga nada para cambiar sus malas actitudes o su falta de atenciones. 

¿Qué hacer para enfrentar esta situación?

● La pregunta sería: ¿Qué hago en una situación así?


En lugar de preguntarte ¿qué hice para merecer esto?, ¿por qué mi pareja es así?, ¿por qué ha dejado de amarme?, toma conciencia y no pierdas tu tiempo tratando de entender la retorcida lógica del otro. Pregunta directamente el porqué de su conducta, y si es incapaz de justificarla, declara: “No merezco una relación sin amor”. En muchos casos quien sufre por falta de atención tiende a desarrollar también cierta codependencia hacia la situación conflictiva. 

Trata de salir de ese agujero, concéntrate en tu valor y tu felicidad, sólo así lograrás una relación estable y saludable. 

● Analiza tus propias necesidades


Enfócate en tus metas y reflexiona sobre lo que buscas del amor. ¿Qué es lo que necesitas? No es egoísta pensar en ello, pues finalmente no ganarás nada entregándote a alguien que ni siquiera se esfuerza por empatizar contigo. El amor no debe ser “sin esperar nada a cambio”, porque eso no es justo para quien ama de verdad. Mereces un amor sano, que te dé apoyo y comprensión, que te haga sentir pleno y que esté dispuesto a enfrentar los momentos complicados con buena actitud. 

● No caigas en la codependencia 


No trates como prioridad a quien te trata como una opción”. Esta frase tiene mucho poder sobre los codependientes; considera que a veces el amor no es suficiente para mejorar una situación; se requiere voluntad, paciencia y perseverancia. Si una persona no está dispuesta a cambiar, no pienses que con el paso de los años lograrás hacerla a tu manera. Si te estancas en una situación como esa te sentirás frustrado toda la vida. Libérate de esa relación que te hace miserable. 

Si te quedas con una persona que no te sabe apreciar, te estás negando la oportunidad de encontrar a alguien que realmente valore tu compañía.

Recomendados
Recomendados