No gastes tu energía en quien no te acepta. Date el valor que mereces y di SÍ a ser feliz


El amor no es todo en una pareja. Entre los valores en que se fundamenta la relación también están el respeto y la tolerancia, por lo que teniendo esto en cuenta, me sorprende la enorme cantidad de relaciones en las que una parte no entiende o no acepta a la otra.

Es decir: ¿cómo se puede pensar que alguien nos ama si no nos acepta por lo que somos? Decir sí a un noviazgo o a un compromiso mayor, como el matrimonio, es aceptar una caja de sorpresas, pues hay cosas que ya conocemos y otras que no. Aquí entran manías, diferencias, gustos personales y otros disgustos. Aceptamos a otra persona con todo lo que nos gusta de él o de ella, pero también con lo que no nos agrada, y el amor no es lo que hace a alguien cambiar. 



Menciono lo del respeto y la tolerancia, porque hay cosas en las que diferimos y podemos hacerlas partes de nuestra vida, pero otras donde uno o ambos se lastiman, y en ese caso lo mejor es la separación. 



Es imposible disfrutar una relación con alguien que no nos acepta y no nos entiende simplemente porque no quiere hacerlo. Eso indica que no nos ama y que sólo está con nosotros por conveniencia o por comodidad. Además, si esa persona no siente amor, hará cosas que le den satisfacción pero no pensará en que todo eso puede lastimarnos de algún modo. 


Muchos dicen que sienten tanto amor, que con eso será suficiente para que la otra persona cambie y sea como antes o diferente de alguna forma, pero eso tampoco ocurre. Si el amor se ha ido uno no puede amar por dos, y lo mejor es alejarnos para valorarnos y ser feliz. 

Esto me lleva a otro punto: No se vale que por amar a alguien seas infiel a ti mismo. Es verdad que el amor implica entrega total, pero jamás a costa de tu integridad física y emocional, pues a la larga eso crea resentimientos hacia la otra persona y un gran dolor en tu alma.


Para ser feliz en una relación se debe tener: 

1.- Comunicación 

Ambos deben resolver sus dificultades hablando y llegando a acuerdos mutuos, expresar sus inquietudes y entenderse en todos los sentidos.

2.- Respeto y Tolerancia

Deben tratarse con respeto y tolerar esos detalles que a veces no agradan de la otra persona, pues son parte de su personalidad. 

3.- Apoyo

Los dos deben ayudarse a crecer y a ser mejores personas, apoyar las metas tanto individuales como de pareja, estar juntos en los momentos difíciles y animarse. 

4.- Paciencia

Es importante reconocer que tanto tu pareja como tú han aprendido cosas distintas a lo largo de la vida y que no siempre van a estar de acuerdo, pero aquí es donde debe brillar su paciencia para llegar a terreno común. No permitan que las diferencias sean como piedritas en el zapato, sino aprovéchenlas de manera que hagan única su relación. 

5.- Independencia 

No por estar en pareja tu vida quedará atrás. El amor complementa tu existencia, no cambia lo que eres ni lo que es tu compañero. Ambos deben pasar tiempo a solas y respetar el espacio del otro, para que cuando estén juntos lo disfruten más. 

6.- Amistad

Ser mejores amigos les ayudará a confiar y a ser honestos uno con el otro, a tratarse mejor y a divertirse de varias formas, por lo que nunca se aburrirán de estar juntos.

7.- Buena intimidad

Es cierto que no lo es todo en la relación, pero claro que es un punto importante. Deben entenderse en este aspecto y buscar la satisfacción de los dos, así no irán a otro lugar por lo que tienen en casa. 

Estos siete valores harán que el amor siga vivo, tanto o más que el primer día. 


Recuerda: es importante que en la relación te sientas valorado y feliz, que tu compañero te demuestre lo importante que eres para él o ella. De lo  contrario, sin importar el tiempo que lleven juntos, la relación no funcionará. 

No puedes esperar que una pareja te dé lo que tú mismo no sientes por ti. Valórate, sé feliz, y podrás disfrutar del amor como nunca lo has hecho, porque sabrás reconocer a la persona correcta para compartir la vida.   

Si las cosas no se han dado de la mejor manera con tu pareja, habla con él o ella y decidan qué cosas pueden cambiar o qué será lo mejor para los dos a corto, mediano y largo plazo.

Recomendados
Recomendados