Mira la increíble razón por qué debes guardar todos los dientes de leche de tus hijos


Para la mayoría de los padres, la pérdida del primer diente de leche de sus hijos es un bello motivo de celebración, es darse cuenta de un paso importante en el crecimiento de sus pequeños y para los niños es sentir la emoción de que por fin son niños grandes, además de la alegría que provoca en los pequeños la llegada del “Ratón Pérez” o “El hada de los dientes”, pues saben que al despertar podrán encontrar una bella sorpresa debajo de su almohada.



Si eres padre, seguramente la nostalgia se ha apoderado de ti al ver esos diminutos dientecitos y te ha invadido el deseo de conservar todos y cada uno de ellos como parte de los recuerdos que se van almacenando en el trayecto de toda una vida. Hay quienes incluso compran cajas especiales para guardarlos y tenerlos como un preciado tesoro.




Sin embargo, lo que antes parecía ser sólo un acto de sentimentalismo, hoy se ha convertido en algo que todos deberíamos considerar por los inmensos beneficios que tienen los dientes de leche. Si tú eres de los que ha pretendido escapar a esta linda tradición y has tirado a la basura lo que para ti eran sólo partes desechables del cuerpo, te invito a que sigas leyendo porque puede ser posible que reconsideres tu posición.


En los últimos años, la ciencia ha hecho importantes descubrimientos acerca de los dientes de leche también llamados “dientes de transición” y ha probado que almacenarlos de manera adecuada puede ayudar a tratar muchas enfermedades y en algunos casos, incluso salvar vidas.


Estudios realizados desde el año 2000 ayudaron a los investigadores a descubrir que los dientes eran una fuente importante para la obtención de células madres, pero fue en el año 2003 que detectaron que también podían ser encontradas en los dientes de leche aún cuando ya no se encontraran dentro de la boca del niño. Las tan mencionadas células madres, son protocélulas que tienen la capacidad de cultivarse para obtener múltiples tipos de células en caso de ser necesario. 


Por más increíble que pueda parecerte, las células madres pueden ayudar  a la auto renovación de tejidos y órganos dentro del cuerpo. Así que en caso de que alguien se viera en la necesidad de reemplazar algún tejido debido a una enfermedad o padecimiento, sus dientes podrían ser utilizados para obtenerlas.


Esto no quiere decir que el almacenar los dientes en un pañuelo dentro de una caja va a ser la solución adecuada. Para que puedan ser usados, deben ser almacenados a temperaturas tan bajas como los -196 grados centígrados para así poder mantener las células madres vivas por muchos años; en caso contrario, pueden llegar a degradarse y perder sus propiedades regenerativas con el paso del tiempo. 


Hoy en día podemos encontrar diversas empresas que se han especializado en la conservación de los dientes para poder usarlos con el tiempo en caso de ser necesario. Estas compañías ofrecen sus servicios almacenando los dientes de transición en una cámara acorazada de crioconservación en nitrógeno que es lo que ayuda a conservarlos a tan bajas temperaturas y así mantener intactas las células madre. En caso de que sea necesario recurrir a las células madres, los dientes son cuidadosamente removidos del almacén y enviados directamente al médico que habrá de utilizarlos. 


Desafortunadamente aún no son muchos los “Bancos de dientes de leche” y el precio para poder utilizarlos aún es algo elevado, sin embargo es una excelente inversión dada la cantidad de beneficios que puedes obtener de ello. Aunque aún se investigan todas las posibilidades regenerativas que pueden tener estas células ya son usadas en más de 70 procedimientos quirúrgicos incluidos los implantes dentales.


Además, estas células madre pueden ser usadas tanto por el dueño del diente, como por sus familiares y se ha demostrado que son capaces de generar insulina, regenerar cartílago, dientes, huesos, músculos, tendones y articulaciones entre otras. Eso sin contar que están siendo utilizadas en investigaciones destinadas a encontrar la cura de enfermedades como Parkinson, Diabetes, Alzheimer y Parálisis Cerebral entre muchas otras. 


Como puedes ver el precio por almacenar los dientes de tus hijos a la larga es relativamente bajo comparado con los maravillosos resultados que se pueden obtener de ellos, de hecho si lo consideramos como la oportunidad de que tus hijos vivan por más tiempo y sin enfermedades, toda inversión vale la pena. 


Es horrible cuando como padres uno de nuestros hijos enferma gravemente y parece que no hay algo que podamos hacer. El guardar los dientes de leche con los procesos antes mencionados podría ser la solución para evitar ese tipo de desgracias y ofrecerles mejores probabilidades de recuperación. 


Este hallazgo médico se suma a otros similares como aquél donde se han encontrado células madres en el cordón umbilical, del cual también se han obtenido increíbles resultados. Sin duda la ciencia no deja de sorprendernos.

Ahora que conoces esta valiosa información, estoy seguro de que esos momentos en los que un diente de leche esté a punto de caer de la boca de alguno de tus hijos, tendrá un valor mucho más especial. Para más información sobre el proceso de conservación de los dientes de leche te recomiendo consultar al pediatra de tus hijos, él podrá ponerte en contacto con una organización que pueda conservarlos en óptimo estado.
Recomendados
Recomendados