Mira cómo sacarte a tu ex de tu cabeza y corazón. Entierra el pasado o enterrará tu futuro


Terminar una relación puede parecer devastador. Después de largo tiempo de conocer a una persona y de convivir con ella, es complicado darse cuenta de que las cosas han terminado. Una ruptura llega a ser muy complicada de superar, pero es necesario entender que en ocasiones el amor se acaba, o no es lo suficientemente fuerte para sobrellevar los problemas cotidianos y llegar a acuerdos para estabilizar la relación. 

Por fortuna el tiempo es un gran aliado cuando se trata de sanar las heridas del corazón. Aunque seas consciente de todos los cambios que llegarán a tu vida, también es necesario ser paciente y aprender a llevar serenamente el dolor; pero para ello necesitas apoyo. 


Ayúdate a sacar de tu mente a quien se ha ido. No veas este tropiezo como fracaso personal, recuerda que la responsabilidad de una relación es de dos. Considera que la vida te ofrece un nuevo comienzo y te abre las puertas al amor. Para abrazar la felicidad debes recuperarte y sacarte de la cabeza esos malos recuerdos. 



¿Qué hacer para superar una relación que ha fallado? A continuación te daré algunos consejos para hacer a un lado el recuerdo de alguien que ya no es parte de tu vida. 

1. Perdona los errores


Conceder el perdón a quien te hace daño libera tu espíritu. Las ataduras emocionales que surgen con el coraje y el resentimiento, son demonios que se alojan en tu mente y traen el doloroso recuerdo de quien ya no está. Si vives con rencor te será difícil superar cualquier situación desfavorable. Para dar vuelta a la página debes tomar las vivencias negativas como experiencias que te han hecho más fuerte. Recuerda con humildad que también has cometido muchos errores; no sólo fuiste herido, tú también hiciste daño. ¡Acéptalo y perdónate! Si vives castigándote por los errores del pasado no podrás pasar a la siguiente etapa. 

2. Asume tu pérdida y vive el duelo


Después de la separación siempre queda un mal recuerdo pero es importante afrontar el dolor, por ello debes darte tiempo para superar cada una de las etapas del duelo. La negación es la primera; no estamos seguros de lo que ocurre, nos aferramos al pasado y rechazamos la idea de estar pasando por esa situación. La culpabilidad es la otra; pensamos que quizá debimos haber hecho más, que si “hubiera” amado más, cedido más o ‘‘si me hubiera” equivocado menos todo sería distinto, pero la realidad es otra. Después llegan la resignación y la recuperación. 


Debes ser paciente y aceptar el dolor, porque solamente al reconocerlo serás capaz de enfrentar todo lo que viene. Date permiso para sentir. Quizá en ocasiones el recuerdo asalte tu mente, pero conforme pase el tiempo lograrás sentirte mejor y pronto estarás listo para amar de nuevo. 

3. Acepta la soledad como algo positivo


Deja a un lado pensamientos que afirman el recuerdo de tu pareja; aléjate de ideas como “Mi vida no tiene sentido sin él/ella”, “Nadie me amará más que él/ella”. Recuerda que el amor comienza por uno mismo, pero antes de aventurarte a una nueva relación es necesario sanar y autoevaluar: “¿Qué busco en una relación?’’.


Considera que tu valor como persona no lo determina un agente externo sino tú, cuando te aceptas y te amas, cuando te sientes pleno y feliz sin necesidad de estar con alguien, porque algunos confunden amor con dependencia emocional. La soledad te ayudará a reflexionar, a conocerte y a fijar metas personales. ¡Vive por ti! El amor es una elección, no la conviertas en una necesidad enfermiza. 

4. Busca la serenidad y la paciencia


No dejes que el dolor te controle, pues aunque éste es inevitable, el sufrimiento es opcional. Refúgiate en la meditación, en la reflexión, y no desesperes, pronto la serenidad llegará de nuevo a tu vida y con ello podrás comenzar de nuevo. Si alejas los pensamientos negativos verás que poco a poco superarás el dolor, podrás enfocarte en tus proyectos y vivir. ¡Sé paciente! Encuentra una motivación y deja de ser víctima. La autocompasión puede parecer una gran solución para desahogarse, pero con ello sólo te engancharás al sufrimiento. 

5. No te aísles de tu familia


Busca a tu familia y a tus amigos; las penas son más fáciles de superar si tenemos aliados. Mantén a tus seres queridos cerca, permíteles auxiliarte, porque rechazar la ayuda es un error muy común entre los que buscan un nuevo comienzo. Encerrarte en tu dolor no te servirá para solucionar lo que ha ocurrido. Ámate e involucra a las personas dignas de tu confianza en lo que estás viviendo; recuerda que ellos siempre han estado ahí para ti, no van a juzgarte. ¡Al contrario!, te demostrarán su apoyo incondicional. 

6. Redescubre una nueva etapa


Lo primero que debes hacer es adaptarte a la nueva situación y recuperar tu identidad. Algunos basan su vida y sus metas en lo que su pareja necesita, y cuando la relación termina sienten que su vida terminó. Los cambios son necesarios y para afrontarlo debes sacar partido a la situación; piensa en tus necesidades, en tus deseos y en todo aquello que has reprimido. A veces nos olvidamos de nuestra esencia por cumplir los deseos del otro, es momento de dar un nuevo sentido a tu vida, uno basado en ti. 


El adiós es difícil, pero cuando es necesario e inevitable debemos aprender a lidiar con esa situación y también a amar de nuevo. 

Los grandes cambios siempre vienen acompañados de una fuerte sacudida. No es el fin del mundo. Es el inicio de uno nuevo.” -Anónimo.

Recomendados
Recomendados