Mira cómo identificar a una persona infiel. Tienen estas 9 cosas en común


La infidelidad ha sido catalogada como una de las más grandes traiciones que puede sufrir una pareja. Quienes han vivido en carne propia la ira y el dolor de una deslealtad, saben que es un golpe muy duro, el cual puede ser superado con el paso del tiempo, con paciencia y reafirmando nuestro valor como personas, ya que lastima la confianza. Levantarse y creer nuevamente en el amor es la mayor dificultad luego de una traición, pero la paciencia y la serenidad siempre serán bienvenidas en los momentos difíciles. 

En cambio, muy poco se habla sobre el perfil de la persona que comete la infidelidad. ¿Es por necesidad, por gusto o existen razones más allá de la emoción de la aventura? Quiero aclarar que nada justifica una deslealtad de tal magnitud; el engaño hiere y destruye, no hay duda de ello. Tampoco me siento con derecho de juzgar a quienes por una u otra razón cometieron infidelidad. El perfil de un infiel está dado por conductas, traumas e inseguridades, muchas veces inculcados desde su hogar. 


Depende de uno cambiar y rechazar las malas enseñanzas del pasado, para no cometer esos terribles errores. ¿Crees que tu pareja, algún conocido o inclusive tú, requieren ayuda? Entonces tal vez debas poner atención a las señales o características de una persona infiel. Identifica y reflexiona. Recuerda que el primer paso es darse cuenta de que se está cometiendo un error. 



1. Celos excesivos


Una persona infiel generalmente se proyecta a través de su pareja pues -como dice la frase popular “El león cree que todos son de su condición”- manifiesta sus miedos, dudas e inseguridades en la pareja. Muchas veces estas conductas incluyen prohibiciones, control del comportamiento y la vestimenta del otro.

2. Es emocionalmente inestable


Padece conflictos mentales. Su idea sobre el amor y la lealtad está completamente distorsionada, por lo cual tiene fuertes cambios de humor, o toma actitudes en las que busca ejercer el control sobre el otro, pues necesita sentirse superior o guiar la relación para creer que ésta es estable. 

3. Inseguridad hacia la pareja


Muchos infieles tienden a ser sobreprotectores, celosos y represivos. Sienten ansiedad al ver a su cónyuge con otros, pues en el fondo tienen profundo miedo al abandono. En ocasiones las personas que engañan constantemente a su pareja suelen justificarse, diciendo “lo hice antes de que tú me lo hicieras”, mostrando un comportamiento paranoico y vengativo además de irracional. 

4. Baja autoestima


La baja autoestima es una de las características más comunes de quienes engañan. Muchas veces lo hacen porque han sido víctimas de maltrato en relaciones anteriores, e incluso durante la niñez, lo que los obliga a reforzar esa valía y seguridad gustándole a más de una persona. En realidad intentan llenar un vacío emocional y resolver un conflicto interno, pero la mayoría de las veces esto no ocurre hasta que buscan ayuda profesional, ya que cometer traición solamente engrandece el sentimiento de culpa. 

5. Ha sido víctima de infidelidad en relaciones anteriores


Suele pasar que se cometa una infidelidad, en el equivocado intento de venganza o despecho, pues la persona busca liberar un sentimiento negativo engañando a alguien más. Pero actuar de esta manera únicamente aumentará la conducta destructiva; no lo hará sólo una vez, sino que repetirá ese patrón con todas las relaciones a lo largo de su vida, a menos que busque ayuda o tenga la voluntad de cambiar. 

6. Es una persona codependiente


Lo peor de una persona infiel es la codependencia que desarrolla hacia una pareja. Hay una frase que he escuchado muchas veces: “Si lo hace una vez, ¿qué te garantiza que no volverá a hacerlo?” Hay algo de cierto en ello, pues las relaciones que comienzan cuando se comete una infidelidad suelen terminar con otra infidelidad. Un ejemplo son esas personas que buscan amantes, se divorcian del esposo o la esposa y cuando el tiempo pasa, nuevamente engañan a su pareja actual. Esta conducta está dada por la codependencia, la necesidad de romper con lo viejo para comenzar de nuevo, aunque no lo manifiestan de manera saludable. 

7. Es incapaz de comunicar sus necesidades emocionales


Trata de cubrir necesidades de reconocimiento, de aceptación o de seguridad al conquistar a más de una persona, pero le cuesta trabajo comunicar estas inquietudes a su pareja, por lo que la salida que encuentra es “buscar lo que le falta” con alguien más. Suele ser una justificación vacía y poco práctica, pues lo único que encuentra es frustración y mayor malestar emocional, al ver que el contacto físico con esa otra persona no resolvió su problema. 

8. Alguno de sus padres cometió infidelidad


Existen diversos estudios en los que se afirma que los hijos de padres infieles son candidatos a cometer infidelidad en la edad adulta, porque tienen idea distorsionada de lo que significa tener una relación. Además, se vuelven temerosos e inseguros al ver que alguien cercano es capaz de herir a un ser querido sin motivos claros. 

9. Temor al abandono


El temor al abandono es una característica muy común entre quienes cometen infidelidad, pues sienten que de alguna forma deben asegurarse de no quedar solos si la relación no funciona,  o de “tener algo seguro” si se aburren de su pareja. Es terrible este pensamiento, pero también es reflejo de la codependencia hacia otros. 

No dudes en buscar ayuda si te encuentras en este perfil de infidelidad, confía en que no estás solo. Todo problema se puede resolver, pero si tu conducta es repetitiva y no sabes cómo empezar, lo más recomendable es asistir a terapia para cerrar ciclos y aprender a qué se debe esta conducta destructiva.

Recomendados
Recomendados