Esto es lo que le pasa a tu cuerpo cuando descubres una infidelidad. Por eso te sientes morir


Es común escuchar la expresión “me duele tu traición”, ¿pero alguna vez te preguntaste en qué parte duelen las traiciones? o ¿qué parte resulta herida, más allá de lo emocional? Debes saber que cuando se vive un engaño nuestro cuerpo sufre en lo emocional y en lo físico. Precisamente el daño físico tras una infidelidad me inspiró a escribir esta líneas. 



Si ya viviste la experiencia de la infidelidad, mucho de lo que sentiste en ese momento ahora tendrá sentido. Si no ha sido el caso, los siguientes puntos te ayudarán a estar alerta y a superar la situación con más facilidad si llegara a presentarse. 




La doctora Xiaomeng Xu, de la Universidad de Brown, demostró en una investigación que el rechazo y la infidelidad activan zonas del cerebro que corresponden al dolor físico. La especialista escaneó el cerebro de los participantes mientras observaban una fotografía de las personas que les engañaron. El resultado indicó que el sentimiento provoca reacciones en las zonas del cerebro relacionadas con la recompensa, la motivación, la adicción y el desorden obsesivo-compulsivo. Ese hallazgo probó por qué es tan difícil superar el final de una relación.


Las infidelidades y sus efectos han sido objeto de estudio en varias ocasiones. Aquí resumo para ti lo que se ha descubierto sobre el tema: 

1.- Dolor físico

Un estudio de la Universidad de Michigan reveló que cualquier angustia puede causar dolor. Los investigadores examinaron imágenes cerebrales de los voluntarios; primero les hicieron una quemadura física leve y después les mostraron una imagen de su ‘‘ex’’. Increíblemente, las mismas partes del cerebro se iluminaban en ambos casos. 


2.- El género influye en la reacción a una infidelidad

En el 2009 la Universidad de Toronto analizó a 130 personas, pues se pensaba que los hombres sentían más culpa por la infidelidad emocional y las mujeres, por la infidelidad física. Curiosamente los estudios demostraron que es al revés: las mujeres dan más peso a la infidelidad emocional y los hombres, a la física.

3.- Es como romper una adicción

Ya que el amor es adictivo, cortarlo es frenar esa adicción. Especialistas de la Universidad de California en Berkley probaron que el amor, especialmente en sus primeras etapas, hace que se liberen hormonas que provocan bienestar y felicidad, por lo que motivan a continuar con el comportamiento. Si se eliminan, el cuerpo reacciona pidiendo más de eso… lo que podría llevarte a perdonar y a volver con tu pareja anterior. 


4.- Pueden desarrollarse obsesiones 

El Colegio de Medicina Albert Einstein demostró que las personas que habían terminado con alguien a quien amaban sólo activaban áreas del cerebro relacionadas con la dopamina y la  adicción, mientras que la infidelidad provocó obsesión con la traición. Se aclaró también que las mujeres sentían más culpa que los hombres, por su cultura. 

5.- Mejores decisiones a futuro

Otros estudios sociales indicaron que las infidelidades se acompañan de un aprendizaje en quien las sufre. 5,705 mujeres participaron en una investigación al respecto, y se concluyó que entre 6 y 12 meses después habían aprendido a elegir de mejor manera a su pareja. 


Ahora que conoces las reacciones que puede tener tu cuerpo luego de una infidelidad, recuerda que está permitido sentir enojo, tristeza y hasta frustración, y piensa que de los peores momentos siempre hay un aprendizaje. 

Busca la forma de sobrellevar el dolor: inscríbete en clases de baile o de alguna disciplina artística, o practica un deporte. Lo importante es liberar a tu cuerpo de toda esa tensión. Así como sanas tu mente hablando del dolor que te causa la infidelidad, sana tu cuerpo practicando alguna actividad.

Recomendados
Recomendados