Dale a tus hijos la oportunidad de vivir sus vidas, NO la tuya. Mira cómo enseñarlos a ser independientes


Cuesta aceptar que los hijos crecerán, que llegado momento dejarán el nido para volar hacia la independencia; buscarán su camino llenos de sueños e inspiración, tendrán metas y quizá hasta formarán su propia familia. La vida no se detiene y los hijos crecen, pero mientras llega ese momento es nuestra responsabilidad, como padres, enseñarles el mejor camino para que se conviertan en personas felices e independientes.



El error de muchos padres es resolverles la vida, poniéndoles todo en bandeja de plata. Eso inutiliza a los jóvenes y los hace adultos dependientes, llenos de inseguridades, miedos y falta de preparación para enfrentar los retos del mundo real. 




En la actualidad es común ver hombres de 30 o 40 años que aún viven en casa de sus padres, e incluso dependen económicamente de ellos. Para evitar una situación que dañe a tus hijos y les impida crecer como personas funcionales en esta sociedad, es necesario darles herramientas suficientes para que aprendan a valerse por sí mismos. Recuerda que, aunque quisieras, no estarás aquí para siempre. 

Medita las siguientes sugerencias. Con ellas puedes preparar a tus hijos para el largo trayecto que les espera:

1. Pon límites y responsabilidades


Un niño al que no le imponen límites crece con la idea de que se le dará todo por hacer un berrinche. No hay que darles todas las libertades ni tampoco es bueno resolver todos sus problemas, porque creerá que así es la vida fuera del hogar. No permitas que tu hijo crezca en su zona de confort; rétalo, deja que se equivoque y enséñale que no importa si cae, porque siempre podrá levantarse. 

Dar responsabilidades a los hijos hace que tengan los pies en la tierra. Deja que se hagan cargo de sus propias cosas, eso les enseñará una valiosa lección y les ayudará a prepararse para el mundo exterior. 

2. No le des todo


Dar a los hijos todo a manos llenas o procurar que tengan una vida sin carencias, es un error muy común en los padres; no quieren que sufran lo mismo que ellos en su niñez y su juventud, pero eso significa convertirlos en inútiles. Sobreprotegerlos y hacer todo por ellos, o darles absolutamente todo, les hace creer que merecen todo sin esfuerzo alguno; cuando se dan cuenta de la realidad su burbuja se rompe y sufren mucho. 

Lo mejor que puedes hacer por tus hijos es dejar que batallen un poco. No les des todo, únicamente lo necesario, y verás que aprenden a valorar lo que tienen. 

3. Que asuman las consecuencias de sus actos


No les soluciones la vida, deja que asuman las consecuencias de sus decisiones buenas o malas, eso les formará su propio carácter y además, les ayudará a desarrollar su pensamiento crítico. Sé que es difícil, pero es bueno dejar que los hijos tropiecen unas cuantas veces para que aprendan valiosas lecciones que les servirán toda la vida.

4. Dale tu apoyo y confianza en sus proyectos


Hazle saber que aunque no estarás siempre presente, tendrá tu apoyo incondicional. Eso le dará fortaleza para salir adelante. Jamás le niegues tu amor, pero si algo no te parece, sé honesto y aconséjalo. No hay nada mejor para impulsar la confianza y la seguridad de los hijos que aplaudir su iniciativa y apoyarlos para alcanzar sus metas. 

5. Enséñale a optimizar su tiempo


Hoy en día es muy común ver a los jóvenes perder horas frente a la computadora, el celular o los videojuegos, lo cual acorta mucho su tiempo para realizar actividades como ejercitarse, hacer sus tareas escolares, cumplir sus responsabilidades domésticas, etcétera. Por ello es importante enseñarles lo valioso que es organizar su tiempo, ya que cuando tengan un trabajo o vivan solos, nadie hará las cosas por ellos como tú ahora. 

Espero que estas sugerencias sean una herramienta que te ayude a guiar a tus hijos por el camino de la independencia y la felicidad, porque no hay mayor alegría para un padre que ver a sus hijos realizar sus sueños.

Recomendados
Recomendados