10 cosas que nunca debes hacer por tus hijos. Te arrepentirás toda la vida…


Los hijos son una bendición pero también una gran responsabilidad. Hay ocasiones en que el amor puede cegarnos, y lo que creemos mejor para ellos termina lastimándolos para toda la vida. Por eso hoy quiero hablarte de las 10 cosas que NUNCA debes hacer por ellos.

Partamos del hecho de que padres felices tienen hijos felices. Hay que poner límites y predicar con el ejemplo. He aquí conductas que debes evitar a toda costa, para no perjudicarlos.


1.- Quedarte al lado de alguien que no amas


Los niños se dan cuenta de todo y notan si eres frío(a) con tu pareja, cuando le tratas mal y no le soportas. Ellos saben cuando el amor se va, y no necesitas esperar a que encuentres a otra persona. Si es urgente separarte porque la relación no se puede salvar, adelante. Recuerda que pueden dejar de ser pareja pero jamás dejarán de ser padres.



2.- Permitir maltratos


No importa si es verbal o físico, los niños todo sienten. Son como pequeñas esponjas que absorben lo que les rodea, y en este caso dejar que tus hijos vean pleitos y discusiones groseras hará que se conviertan en personas agresivas o en víctimas. 

3.- No poner límites


Muchos padres permiten todo a sus hijos con el afán de no lastimarlos o disgustarles, pero lo único que logran es crear seres que quieren todo cuando y como ellos dicen, intolerantes y agresivos. Sé firme en lo que esperas de ellos, ayúdales a fijar metas y a cumplirlas, a trabajar por lo que quieren, a disfrutar del éxito pero también a aprender a lidiar con las frustraciones.

4.- Dejar ir tus sueños


Nada te dará mayor satisfacción que conseguir lo positivo que  te propones, y eso no cambia cuando llegan los hijos. Terminar una carrera o un grado escolar, abrir un negocio, aprender algo nuevo, te hará feliz y podrás compartirlo con ellos. ¿O prefieres ser alguien que dice que no cumplió sus sueños por su llegada? Ellos no tienen la culpa de tus decisiones. 

5.- Poner a otros por encima de ti


No permitas que vean que haces lo que dicen los demás: tu pareja, tus otros hijos, tus padres… es importante que dejes escuchar tu voz para que ellos hagan lo mismo cuando sean grandes, de lo contrario los harás muy vulnerables. 

6.- Trabajar en exceso


Es normal que los padres quieran dar lo mejor a sus hijos y que para ello trabajen en exceso, ¿pero cuándo compartes tiempo con ellos? Lejos del celular y la computadora, haz un tiempo para que realmente convivan, platiquen, vayan de paseo, aprendan algo nuevo juntos… Puedes dar muchas cosas a elegir a tu hijo: juguetes, dispositivos electrónicos, dinero… pero sin duda lo que más quieren es tu amor.

7.- Alimentación poco nutritiva, rica en comida chatarra


Las prisas nos limitan un poco; para cenar es fácil optar por una pizza, una hamburguesa o unos tacos, pero no lo hagas como rutina. Hoy en día enfermedades como la obesidad y la diabetes cobran vidas de niños y adultos. Por amor a ellos, no permitas que tus hijos sean parte de las estadísticas, no te vayas por lo fácil y ayúdales a ser niños (y en el futuro adultos) sanos. Algunos dicen que comer saludable es caro, pero en realidad sólo es cuestión de consumir más frutas, más verduras, y tomar agua fresca o natural en lugar de refrescos y jugos envasados. 

8.- Obligarlos a seguir tus sueños


¿Cuántas personas conoces que estudiaron la carrera que sus padres eligieron, y que aprendieron a tocar un instrumento por darles gusto? Recuerda que tus hijos tienen su propia identidad, no son una extensión de ti para hacer eso que por alguna razón no te fue posible; permite que escriban su propia historia.

9.- Asumir SUS responsabilidades


Es importante que tus hijos aprendan a trabajar desde pequeños, que hagan tareas de acuerdo con su edad. Recoger juguetes, poner la mesa, doblar su ropa, entre otras, les ayudarán a aprender que para tener recompensas se requiere esfuerzo. ¿O acaso estarás toda la vida para cuidarles? Debes enseñarles a valerse por ellos mismos. 

10.- Ceder esa responsabilidad a otras personas


La vida está llena de situaciones inesperadas y quizá alguien de la familia, como tus padres o tus suegros, te ayuden con el cuidado de tus hijos. Lo único que te pido es que recuerdes que ellos están para disfrutar a los nietos; ya hicieron su trabajo con tu pareja y contigo, no son padres sustitutos. Puede ser que en tu vida haya obstáculos y que ellos te apoyen para superarlos, pero su auxilio no es para siempre, debes afrontar tu responsabilidad como padre o madre. Si no quieres lamentarlo más tarde, ahora hay opciones que pueden servirte. Esto ayudará a que tus hijos no se confundan entre la autoridad de ellos y la tuya, ni te sentirás desplazado. 

Tienes todo lo necesario para que tus hijos sean personitas felices y responsables. Si atiendes estas sugerencias les ayudarás a ser gente de bien, y poco a poco hasta podremos cambiar a nuestra sociedad, todo depende de la familia.

Recomendados
Recomendados