¿Por qué un bebé necesita de su padre y un padre de su hijo? Mira la importancia de este vínculo


Hemos hablado mucho sobre el papel de la mujer como madre de familia, todos los cambios físicos y emocionales que la llevan a convertirse en la persona más importante durante los primeros meses de vida de una criatura, pero el papel del padre es fundamental para el desarrollo del bebé. 

Es hora de hablar acerca de la tarea que un varón debe hacer para criar a los hijos. La sociedad moderna cada vez es más flexible respecto de la manera en que el padre ejerce su papel en el hogar. Es importante darle su lugar, dejar que se involucre en el cuidado de los bebés, pues su imagen complementa positivamente el desarrollo de éstos. 

Esta información me pareció interesante y en ella me baso para decir que el verdadero padre no es quien da la vida, porque hay tantos hombres que abandonan a su propia sangre. Es más valioso quien está presente y educa con amor, dedicación y paciencia. 


1.Es responsabilidad del padre involucrarse en la crianza del hijo


Antes era mal visto que los padres se involucraran en la crianza de los bebés. Debían ser sólo una figura de autoridad, que enseñara al niño a jugar y de vez en cuando “ayudara” a la madre a cuidarlo. En la actualidad es una responsabilidad equitativa, pues muchas madres deciden continuar su vida laboral, para tener mejor calidad de vida y seguir su desarrollo profesional. 

Muchos padres estaban acostumbrados a ser los proveedores, pero ese mito se ha terminado, ya que tanto el hombre como la mujer aportan a la economía del hogar, ambos tienen tiempo limitado junto al bebé, y por lo tanto, es importante la presencia de los dos para atenderlo, cuidarlo y protegerlo. 

2.Ambos padres son necesarios en la vida del bebé


Hay un apego especial entre madre y bebé, al menos durante el primer año de vida, por el lazo especial que se creó durante el embarazo y la lactancia. Aproximadamente a los dos años el niño comienza a despegarse de la mamá y se va acercando cada vez más a la figura paterna; es importante la presencia del padre porque le enseñará una manera distinta de relacionarse con su entorno y a ser cada vez más independiente. 

Mientras que la madre da calor, amor, protección y tiene instinto especial hacia las necesidades del bebé, el padre brinda mayor estabilidad emocional, ayuda a forjar el carácter e impulsa al menor a que explore su alrededor. 

3.Deja de lado los estereotipos de crianza


Es importante dejar a un lado la idea del hombre que sólo regaña e impone orden; olvidemos la imagen del papá autoritario, que muchas madres reforzaban diciendo a los hijos: “vas a ver cuando llegue tu padre”. Los papás también tienen derecho a disfrutar y consentir a sus hijos, de cuidarlos, protegerlos y enseñarles espacios nuevos. 


Un padre de verdad es responsable y procura el bienestar de su familia, no teme cambiar pañales, limpiar la casa o arrullar a su hijo en las noches, porque tiene claro su papel y quiere participar en cada etapa. 

4.El cerebro del papá cambia al estar en contacto con su bebé


Hay mucha información sobre los cambios emocionales y químicos que ocurren en el cerebro de la madre, los cuales comienzan a manifestarse desde el embarazo, es una adaptación necesaria para que ella pueda leer los gestos del recién nacido. 

Investigadores de la Universidad de Bar-Ilan, en Israel, realizaron un estudio, el cual reveló que el cerebro de los hombres también sufre cambios neuronales. Dichos cambios dependen del tiempo y la manera en que éste se involucra en la crianza de los hijos. Si el padre cuida, protege y atiende a su bebé, desarrollará un instinto similar al de la madre, ya que en ese contacto ocurren cambios químicos que lo vuelven más sensible y alerta ante situaciones de peligro. 

Mientras más tiempo pase con el pequeño, el instinto de éste será mucho más agudo y eso ayudará a crear el vínculo “padre-hijo”.

5.Un padre no ¨ayuda¨, ejerce la paternidad


Es hora de dejar atrás la idea de que “yo ayudo a mi mujer con los hijos”, “a veces me toca cuidar a los niños”. Esos pensamientos machistas no deben ser aceptados en la sociedad moderna, porque el padre no “ayuda”, simplemente actúa como lo que es: un padre, y parte de sus responsabilidades es criar, cuidar y amar a los hijos. 

Ambos papeles son importantes en la vida de un pequeño, y es tarea de papá y mamá ofrecerle un ambiente seguro, lleno de amor y armonía. El equilibrio en la crianza y la paternidad también ayudará a fortalecer el compromiso entre la pareja, lo cual creará un ambiente de paz en el hogar. 


Un bebé que crece con ambos padres tendrá enormes ventajas emocionales. Criar a un hijo es un gran reto y una responsabilidad enorme, pero cuando ésta es compartida por los papás, se vuelve una tarea satisfactoria, llena de aprendizaje y de amor. 

“Cualquier tonto puede tener un hijo, pero sólo un hombre de verdad merece que le llamen papá” -Anónimo. 
Recomendados
Recomendados