Las 7 mentiras más comunes de los esposos. Esta es la razón por qué lo hacen…


La mentira puede llegar a destruir la confianza en cualquier relación; es complicado perdonar y más aún si quien traiciona es la pareja. Las personas que ocultan la verdad buscan evadir los problemas de forma inmediata, son incapaces de tomar responsabilidad por sus acciones y pensamientos con el pretexto de “proteger” al otro; pero se debe entender una cosa: la mentira nunca soluciona nada porque es un problema por sí misma. 

Hoy quiero analizar las mentiras más comunes en el matrimonio.  Generalmente mujeres y hombres mienten por razones distintas; en ocasiones prefieren evitar las discusiones, no quieren herir los sentimientos del otro y por lo general recurren a las llamadas “mentiras piadosas”. Pero otras, que quizá el hombre piense que no son graves, pueden traer malentendidos a la relación y mucho sufrimiento a la familia. 


Evita a tu esposa el dolor emocional que se vive tras una conducta poco honesta. ¿Realmente estás dispuesto a sacrificar tu matrimonio? Analiza tus conductas y evita a toda costa las siguientes mentiras, enseguida te explicamos el porqué: 

1. “No tengo nada”


A unos hombres les cuesta mucho trabajo expresarse y abrirse; puede deberse a la manera en que fueron educados. En algunas ocasiones decir ¨no tengo nada¨ es una manera de evitar discusiones con su esposa, o quizá siente que su opinión no será escuchada y prefiere no incomodar a la pareja; pero no decir las cosas en el momento oportuno creará tensiones innecesarias. Recuerda: para que una relación funcione se deben tomar en cuenta las opiniones de los demás, y para lograr estos acuerdos lo mejor es tener buena comunicación.  

2. “Todo va a estar bien, no te preocupes”


En ocasiones hiere más cuando se ocultan las cosas, y no el hecho de conocer las dificultades en la vida del otro. Ocultar los problemas a la pareja, minimizar el estrés, la preocupación por la situación laboral o emocional, las dolencias físicas, no la hará sentirse menos preocupada. ¡Al contrario!: la angustia será mayor y se sentirá impotente al ver que no puede hacer nada para ayudar a su compañero. Lo mejor es hablar con la verdad. Recuerda que el compromiso y el apoyo deben ser en las buenas y en las malas, no alejes a tu pareja en los momentos complicados, pues ella está dispuesta a apoyarte siempre. 

3. “Me encanta ir a casa de tu madre”


Tal vez sea algo insignificante, pero en una relación no debe haber secretos; la relación con la familia política siempre es complicada, por ello es necesario decir si se siente incómodo al visitarla. Tal vez la actitud de sus familiares no es la correcta hacia su pareja, y es necesario resolver esa situación para que todos estén satisfechos y se pueda dar una convivencia saludable. No mientas por quedar bien con tu esposa; explícale tu sentir de forma objetiva y propongan soluciones para evitar pleitos familiares y malentendidos. 

4. “Nunca volveré a hacerlo”


Esta frase puede ser utilizada en muchas ocasiones: al cometer una infidelidad, cuando la pareja tiene una adicción o por una actitud negativa que dañe al otro (violencia física o emocional). Los hombres que recurren a esta mentira buscan manipular y controlar a la mujer con un falso arrepentimiento, pues la mayoría de las veces recaen en la conducta negativa. 

Quizá hoy lograste convencer a tu esposa, pudiste engañarla para que depositara nuevamente su confianza en ti, pero con el tiempo se dará cuenta de que eres una persona deshonesta que no merece más oportunidades. Si no modificas tu conducta te enfrentarás al rechazo de tu familia y a la terrible soledad. ¿De verdad quieres destruir tu matrimonio? 

5. Decir que es feliz cuando no es así


Si hay un problema en la relación debe tratarse de inmediato; decir a tu pareja que no eres feliz a su lado puede ser devastador, pero es aún peor permanecer en un lugar donde las cosas no funcionan. Esto no significa que la relación terminará, sino que están a tiempo para solucionar cualquier conflicto que no les permita sentirse plenos. 

Todo conflicto puede ser resuelto con paciencia, dedicación, amor y voluntad; pero si mienten en vez de enfrentar la situación, será muy difícil salir adelante. 

6. Inventar pretextos para no llegar a casa

A veces las frustraciones del hogar pueden ser aplastantes, pero huir de los problemas e inventar excusas para alejarte de ese ambiente creará malentendidos con tu pareja, incluso puede llegar a pensar que estás cometiendo una infidelidad. ¿Sábes que es más saludable?: tomarte un tiempo para salir, pero sin ocultar a tu pareja que realmente lo necesitas. La comunicación es clave en estos casos, es mejor hablarlo y hacerle ver que necesitas tiempo a solas, pues de vez en cuando a todos nos hace falta despejarnos de la rutina. 

7. “No necesito ayuda”


El orgullo puede ser muy mal consejero y al dejarnos llevar por él herimos a la pareja. No temas pedir ayuda cuando la necesites, porque tu esposa no te juzgará; al contrario, se sentirá bien de poder apoyarte y de liberar la pesada carga que llevas sobre tus hombros. 

Es mejor ser honesto en todo, nuestra capacidad de comunicarnos objetivamente y sin necesidad de mentir es señal de madurez y compromiso.
Recomendados
Recomendados