La infidelidad duele, pero engañarte a ti misma te destruirá. Mira qué hacer si te fueron infiel


¿Cómo dejar de sufrir por una infidelidad? ¿Cómo se puede recuperar la confianza y vivir plenamente? Las personas que han tenido la mala fortuna de ser traicionadas por su pareja se culpan por haber recibido tal ingratitud, no entienden que la responsabilidad de una infidelidad recae en quien ha faltado al compromiso y al matrimonio. 

Hay una verdad que no podemos negar: todos somos propensos a cometer un acto de esa naturaleza. ¡Así es! Muchos han pasado por situaciones comprometedoras en el ambiente laboral o con alguna amistad, donde la confianza y la complicidad se malinterpretan. Pero tienen el compromiso y la inteligencia emocional suficientes para evitar caer en la tentación. 


La lealtad a la pareja es una decisión, así como lo es la infidelidad. Para evitar la tristeza y la amargura que deja el engaño te aconsejo que leas la siguiente información. Estos pasos te pueden ayudar a tomar la mejor decisión. Piénsalo, ¿será justo dar una nueva oportunidad al amor?



1. No puedes controlar la conducta ajena


Es muy común que las víctimas se culpen y pregunten con regularidad: “¿en qué he fallado?”, “¿qué le ha faltado a mi pareja?”. Quizá esa persona ya era así antes de estar contigo y con el paso del tiempo fue cediendo a esos impulsos. La víctima nunca tendrá culpa ni responsabilidad del comportamiento del otro. Muchos infieles se justifican diciendo que la pareja no le daba tiempo ni lo hacía sentir satisfecho, sin embargo hay otras opciones para resolver las diferencias de pareja. ¿Realmente agotó todos los recursos o corrió directamente a los brazos de alguien más? 

No te culpes, aprende a ver que cada persona es dueña de sus actos; y si tu pareja tomó la decisión de traicionar la confianza y faltar a su matrimonio, las consecuencias se harán presentes 

2. Acepta lo ocurrido


Sé que es difícil aceptar la situación, y que muchas personas fingen ante sus familiares y amigos, por miedo a ser cuestionadas o simplemente por vergüenza. Negar la realidad sobre un problema no lo hará desaparecer; debes ser valiente y aceptar el dolor, examinar la situación y prepararte para tomar la mejor decisión. Nada de esto será fácil, pero el primer paso para superar una infidelidad es la aceptación. Una vez que tu mente comience a procesar esas emociones, el resto será más sencillo. 

3. Vive tu duelo 


Una infidelidad implica pérdida y lo que se pierde es la confianza. Después de años de compromiso la pareja se siente desplazada por alguien más, lo cual provoca crisis emocional. Para lidiar con la situación es necesario abrazar el duelo, reconoce el dolor, la tristeza, el enojo, y darte permiso de liberar todas las emociones que se han acumulado. De nada sirve guardar el rencor, porque solamente te hará daño.

Cuando la claridad llegue a tu vida de nuevo serás mucho más fuerte, más capaz y consciente de tu importancia en la vida de otras personas. ¡No permitas que una infidelidad te haga poner en duda lo valioso que eres!

4. Reflexiona la situación


Una vez que tu herida sane serás capaz de enfrentar el asunto de otra manera, podrás ver tu relación de forma objetiva. Piensa si hay aspectos que ambos pueden mejorar para que la situación en el hogar sea equitativa, o si la relación solamente iba hacia una dirección, porque cuando el amor y el deseo se agotan es muy complicado arreglar las cosas. Analiza si tu pareja realmente era un apoyo, o si la idealizaste y por ello te es difícil dejar atrás lo que han vivido. ¿Qué pesaba más en tu relación, lo bueno o lo malo? 

Haz una lista de todo lo bueno y también de lo que no te agrada, de esa manera serás más consciente de todas las situaciones que no podías ver con claridad. 

5. Toma la mejor decisión


¿Es posible perdonar una infidelidad? ¿Si perdono a mi pareja lo volverá a hacer? ¿Qué cosas deben cambiar si decido perdonar? Solamente tú sabes lo que estás viviendo, conoces a tu pareja, y con base en su comportamiento tienes una idea de qué pasará en cualquiera de estos escenarios. 

Considera que si ha cometido infidelidades recurrentes, es posible que se haya acostumbrado a esa vida y le parezca algo satisfactorio o necesario. ¿Qué te espera con un infiel crónico?, sin duda mucho sufrimiento. En un caso así no vale la pena perdonar, porque las personas no cambian por alguien, lo hacen por propia decisión. 

El amor no conoce engaños ni ataduras, cualquiera es propenso a tomar una mala decisión. Por ello te recomiendo reflexionar con calma y distinguir la infidelidad crónica de un caso aislado, es decir de un fatal error. Si es posible arreglar las cosas, trabajen en ello y asegúrense de que jamás se repetirá. En cambio, si piensas que lo mejor es retirarte, espero que encuentres el valor para seguir adelante.

Recomendados
Recomendados