En el amor, una mentira arruina mil verdades. Mira cómo la desconfianza termina destruyéndolo todo


Todos esperamos honestidad por parte de la pareja, pues la clave de toda relación exitosa son la comunicación asertiva y la honradez. Cuando una persona falla en estos aspectos es considerada poco confiable, y puede llegar a destruir el pilar más importante de toda unión: la confianza.   

Otro aspecto importante en la relación es la compatibilidad. Para que un matrimonio funcione es necesario que ambos tengan valores similares y, sobre todo, que den la importancia necesaria a la comunicación; la mayoría de las relaciones que entran en crisis, lo hacen por causa de las mentiras y la falta de empatía en su matrimonio


El amor debe demostrarse día a día, y una manera de hacerlo es mediante la lealtad. Estas son algunas de las consecuencias más dañinas que traen las mentiras; evita a toda costa que afecten tu relación. ¿Realmente quieres perder a tu pareja por falta de honestidad?



1. Las mentiras destruyen la confianza


El amor se fortalece a base de respeto y confianza, por ello es importante actuar con transparencia y honestidad. Las mentiras, en cambio, crean dudas y generan temor e incertidumbre, por ello destruyen la confianza. Cuando este valor tan importante se rompe, es imposible volver a tener seguridad sobre la manera de actuar de la pareja: ¿cómo amar a alguien si no estás seguro de ser correspondido?  

2. No hay mentiras piadosas


Las mentiras hieren, ocultan la verdad y con ello crean incertidumbre en la vida de la pareja. Ocultar la verdad supone falta de criterio y cobardía de quien miente, ya que esa persona no es lo suficientemente madura para enfrentar las consecuencias de sus actos. 

Ni siquiera las llamadas “mentiras blancas” son del todo inocentes; descubrir el engaño puede resultar mucho más doloroso que aceptar la realidad de cierta situación. Ninguna mentira es buena, la verdad tarde o temprano saldrá a la luz. 

3. Pueden destruir la relación


Cuando la verdad surge a los ojos de la persona que ha sido engañada, llega a su vida una terrible desilusión, se hace presente la desconfianza e incluso se puede llegar a cuestionar la verdadera personalidad de la pareja. Es muy frecuente el pensamiento “me casé con un desconocido o desconocida”, y el dolor que llega como consecuencia de la deshonestidad es terrible. Esto puede echar abajo cualquier matrimonio, pues los valores sobre los que estaba construido son falsos. 

4. Sin confianza no hay amor


El amor y la confianza van de la mano, por lo tanto si hay mentiras la confianza se deteriora, y eso solamente traerá dolor, quejas, reproches y acabará con el amor. No debes permitir que tu felicidad dependa de la conducta de alguien más, porque si traicionan tu confianza te será más complicado recuperarte. 

Es importante que tengas el suficiente valor para reconocer cuando una relación está llena de mentiras, porque así lograrás superarla y aceptar que la vida tiene algo mejor para ti. 

5. Es mejor hablar con honestidad


La comunicación sincera es la mejor herramienta para superar cualquier dificultad en el matrimonio. Invita a tu pareja a participar de manera honesta y ayúdale a entender que sin ese importante valor las cosas no funcionarán. Por supuesto que no es tu responsabilidad la manera de actuar del otro, pero sí puedes intentar comprender el porqué de su miedo a enfrentar la realidad. 

Hay personas que crecieron rodeadas de padres tóxicos y quizá la única manera de evitar conflictos era con mentiras. No obstante, es momento de plantear a tu pareja que las cosas han cambiado y que la honestidad debe formar parte de su vida y su relación. Ahora sólo debes reflexionar y preguntarte: ¿vale la pena vivir así?

6. No puedes obligar a las personas a decir la verdad


Lamentablemente, aunque pongas todo de tu parte no puedes sacar la verdad a alguien que no está dispuesto a hablar con honestidad. Si has descubierto mentira tras mentira y a pesar de las largas charlas tu pareja no desea cambiar, debes buscar la manera de liberarte de esa carga, recuerda que no hay peor ciego que el que no quiere ver. Déja que tu pareja enfrente las consecuencias de sus acciones, si has puesto todo de tu parte y no está dispuesta a cambiar, lo mejor será buscar una solución que funcione para ti.  

Una vez que entiendas estos conceptos serás capaz de tomar la decisión que mejor se adapte a tu situación. Si estás cansado o cansada de esperar una respuesta honesta de tu pareja, quizá sea momento de reflexionar sobre lo positivo y lo negativo de tu relación. He conocido matrimonios que han logrado perdonar la falta de honestidad y superar el daño ocasionado; pero eso sólo es posible cuando quien miente decide cambiar para mejorar. 

Claro que se puede vivir sin mentiras, pero esa decisión la debe tomar quien se ha empeñado en huir de la realidad, porque la base de una relación son confianza, honestidad y comunicación.

Recomendados
Recomendados