Aprende a decir “NO” sin sentirte culpable. Mira la enorme importancia de saber hacerlo


¿Cuántas veces te has sentido cansado por falta de tiempo? Varios de tus seres queridos recurren a ti para pedirte ayuda, también puede tratarse de un compañero de trabajo o de la escuela, pero el resultado es el mismo: aceptar lo que te piden te molesta porque no puedes hacer todo o simplemente no quieres y eso es completamente válido.

Este problema tiene dos causas: una es que no sabes decir que no, un problema que afecta a más personas de las que imaginas; la otra es que necesitas aprender a ser una persona asertiva. Hoy compartiré contigo el valor de esta pequeña palabra y cómo lograr hacer respetar tus derechos sin dañar a los demás, es decir, cómo desarrollar tu asertividad. 




Muchas de las cosas que hacemos ocurren porque buscamos la aceptación de los demás, este es un hábito que desarrollamos desde los primeros años de vida y al llegar a la adultez, nos dificulta poner límites a quienes nos rodean sobre lo que nos piden. 

José Carrión, un reconocido psicólogo español, asegura que no es que las personas no sepan decir que no, sino que no se atreven a hacerlo porque se verían como seres egoístas que sólo piensan en sus necesidades. Por lo tanto es importante cambiar el paradigma, re-aprender lo que implica decir no y saber que usar esa palabra no nos hace malas personas. 


Recuerdo al padre de una amiga que siempre que hacíamos alguna tarea escolar en su casa nos decía : “si no van a hacer las cosas bien, no las hagan” y aunque en un principio esa frase nos provocaba temor, después aprendimos que era nuestra responsabilidad siempre dar el mejor esfuerzo y aquí aparecía el poder del “no”. 

Un préstamo de dinero, un favor, una petición de nuestra pareja, aceptar trabajar en un día de descanso, son detalles que pueden incomodarnos y sobre todo, perjudicar actividades propias que sí consideramos prioridad. 

La clave está en no comprometernos en lo que no podemos o no queremos hacer, pues primero está nuestro bienestar, de otra manera no seremos capaces de ayudar a otros. 


Puedes decir que no sin ninguna explicación, habrá personas que te insistan porque no están acostumbrados a que no cedas, pero otras que lo aceptarán con toda la naturalidad del mundo. Probablemente al hacerlo sentirás que no fue tan difícil y aquí tomarás seguridad para volver a usar esta palabra cuando lo consideres necesario. 

Aquí hago una pausa para recalcarte que el “no” también es válido para tu pareja, pues a pesar de tener una relación no puede obligarte a hacer algo que no quieras. Si no respeta tu negativa, es señal clara de un conflicto que debe resolverse cuanto antes, pues en el amor nada debe exigirse. 


Ahora… ¿qué hay de la asertividad?

Esta habilidad consiste en expresar tus ideas y hacer respetar tus derechos sin dañar a los otros. Además, contempla sostener este diálogo en el momento y espacio correcto de manera que tú y la otra persona o personas, puedan llegar a un acuerdo.

Imagina lo siguiente: llega tu hermana y te pide cuidar a sus hijos el fin de semana porque ella quiere salir con su esposo. Tú también tienes hijos pero quizá ya tenías planes, te sientes un poco mal de decir que no pero esos planes son compromisos que no puedes cambiar. Es válido decirle a tu hermana que no podrás pero que en su próximo compromiso con gusto te harás cargo de tus sobrinos. 

Otro ejemplo: tu compañera de oficina te pide terminar unos documentos suyos porque ella quiere salir con su novio, pero toda la semana te ha estado pidiendo lo mismo por diversos motivos y tu pareja ya se ha molestado porque siempre sales tarde. Si aceptas tendrás un conflicto personal, pero si no, tu compañera aprenderá que no se trata de abusar, quizá se moleste pero con el tiempo entenderá tus razones.  


Como dicen por ahí: “no siempre se puede”. Ayuda cuando sea posible, cuando ese “sí” no te cause ningún tipo de conflictos y niégate si se trata de una petición que te incomode, lastime o te provoque alguna complicación. 

El “no” tiene un gran poder cuando lo usamos con responsabilidad.
Recomendados
Recomendados