7 errores que cometes al buscar pareja. El amor eterno sí existe y tú puedes lograrlo. Solo enfócate en esto


“Tengo mala suerte en el amor”, “Todos son iguales”, “Sólo me quería por mi posición económica”, “Mejor sola que mal acompañada”, “No puedo entender a las mujeres”... Frases sobre el desamor sobran. Basta con encender la radio y escuchar algunas canciones de moda. Varias hablan de amores fallidos, pero en lugar de encerrarnos pensando que todo eso es verdad, debemos analizar qué estamos haciendo mal a la hora de buscar compañero o compañera de vida. 

Hoy quiero hablarte sobre algunos de los errores más comunes que hombres y mujeres cometen a la hora de buscar pareja. El primero es buscar, pues el amor no puede presionarse, simplemente se siente o no se siente. Pero cuando alguien ha llamado nuestra atención y sobre todo, nos corresponde, aparece la oportunidad de intentar algo más y aquí es donde tropezamos.

Ya sea que se trate de una persona que estuvo casada o aún no ha encontrado a quien cree que puede ser su pareja toda la vida, creo que estos tropiezos te sonarán un poco familiares: 


1.- Presión por lo que dicen los demás


Nunca faltan los familiares que preguntan por el novio; si tienes pareja quieren saber cuándo es la boda, si tienes un hijo, que para cuándo vendrá el segundo. Parece una lista interminable de expectativas pero nadie puede obligarte a cumplirlas. Algunos creen que evidenciando lo que los demás no tienen, sus problemas son menores, y esto incluye las relaciones amorosas. La única persona que puede decidir cuándo y con quién formar una relación eres tú. 

He conocido parejas que se sienten presionadas por lo que dicen sus familiares y amigos, asumen compromisos para los que no están preparados y dañan la relación. Recuerda que no hay fórmula especial y la vida simplemente se trata de hacer lo que te haga feliz, solo o en equipo. 

2.- Nos apresuramos


Hay ocasiones en que sentimos que nos urge tener pareja, y al menor interés de la persona que ha llamado nuestra atención damos demasiado. Por ejemplo, las mujeres que en tres días aseguran haber conocido al amor de su vida o los hombres que inician una relación con una mujer que no es su pareja, y le dan todo lo que negaron a su novia o a su esposa. En ambos casos el resultado es horrible, llega un golpe de realidad tremendo que nos demuestra nuestro error.

En ambos casos es importante conocer a la pareja lo mejor posible, y entonces decidir si podríamos tener una relación con esa persona, creando un balance entre personalidades, expectativas y defectos. ¡Nadie es perfecto! 

3.- Ciclos sin cerrar


Un noviazgo o un matrimonio anterior pudieron habernos lastimado mucho y aquí hay dos procesos que debemos realizar: uno es cerrar nuestro ciclo con esa persona y otro es prepararnos para amar nuevamente. 

Este punto no tiene rodeos: si no has cerrado estos ciclos será imposible iniciar uno nuevo, pues empezar una relación si no estás bien, te lastima a ti y a esa nueva persona que ha confiado en ti.

4.- Nos negamos a ceder


Está bien tener expectativas de esa persona con la que formaremos una familia, pero eso no quiere decir que siempre tendremos la razón y él o ella no. Es importante aprender a asumir responsabilidades, saber hacer críticas constructivas y perdonar. Asimismo mentalizarnos para entender si preferimos tener la razón o ser felices, pues en la pareja también se hacen algunos sacrificios.

5.- Fingimos lo que no somos


Muchas personas en el afán de agradar a alguien, asumen actitudes o gustos que realmente no les convencen, pero quieren complacer al otro. A la larga esto sólo provoca que pierdan su autonomía y es una mentira que no puede sostenerse por siempre. 

Sumémosle que estas acciones acostumbran a la pareja a ser tratada con infinidad de atenciones, y algunos terminan convirtiéndose casi en el sirviente de su ser amado, lo que también provoca el fracaso de la relación.

Todo esto puede evitarse si somos honestos desde el principio. Quien nos ame realmente nos aceptará como somos, y esa es una de las mayores bendiciones que podemos recibir cuando de amor se trata. 

6.- Hablamos sin escuchar


Es verdad, algunos acumulamos un sinfín de experiencias que queremos compartir en cuanto sea posible, con nuestra pareja o la persona con la que estamos saliendo. Pero si sólo hablamos de nosotros y no nos damos tiempo de escuchar, opinar e involucrarnos en lo que la otra persona cuenta, esa relación no funcionará. 

7.- Nos conformamos con menos de lo que queremos


Esto sólo refleja miedo a la soledad. Lo que quiero decir es que algunos se desesperan por no encontrar a una persona que le llene los sentidos, y se conforman con quien le muestra afecto y atención. Esto sólo origina una relación que no nos satisface y nos acostumbramos a ella para no estar solos.

Quiero aprovechar este espacio para decirte que la soledad no es mala, nadie puede presionarte a tener pareja y elegir no tenerla es algo muy respetable. Estar solo te permite conocerte mejor, ordenar tus prioridades y crecer en otras áreas de tu vida. Si después de un tiempo decides tener pareja, ¡adelante! Tendrás mucho que ofrecer a esa persona especial y juntos disfrutarán de un amor increíble. 

Analiza tus experiencias recientes y compáralas con esta lista. ¿Has cometido alguno de estos errores? Ya conoces la solución. Eres una gran persona, con todo para vivir un amor hermoso. Haz lo que te haga feliz y recuerda que tu felicidad no depende de la otra persona, es una elección propia. En el amor, así es como funciona. 
Recomendados
Recomendados