6 problemas que enfrentan las madres solteras. Es difícil pero te dará la mayor satisfacción


La sociedad actual juzga de mala manera a las madres solteras, a esas mujeres que se hacen cargo de sus hijos sin la intervención del padre, por ello sufren constantemente limitaciones laborales, sociales, económicas y también profesionales. Muchas viven rodeadas de culpa, al sentir que no pueden pasar suficiente tiempo con sus pequeños, pero aceptan la realidad y son conscientes de sus responsabilidades.  

Es importante que tengan conciencia de su valor como mujeres y como madres, porque a pesar de las complicaciones de educar, amar y proteger a una criatura, son capaces de hacerlo mientras se encargan del hogar y de la economía familiar. Sin embargo, siempre están sujetas a frustraciones, y generalmente se debe a los siguientes factores: 

1. Falta de tiempo


El tiempo es un factor que limita a toda madre soltera. Debe organizarse de manera impresionante para llevar al pequeño a una guardería o al lugar donde lo cuidará algún familiar o persona de confianza; después ir al trabajo, regresar por el niño, hacer las labores y tareas del hogar sin dejar de atenderlo. 


Las frustraciones se presentan porque hay una rutina que la mantiene siempre atrapada y no sabe cómo salir de ella, pues si trata de incluir actividades sociales, retomar los estudios o hacer algo personal, no puede pasar tiempo con su hijo. 

2. Exceso de responsabilidades


Una madre soltera generalmente se siente ahogada por mil y una responsabilidades que con el tiempo no hacen más que aumentar. Al principio el hijo es pequeño y requiere cuidados especiales, así como el apego y la atención de la madre; cuando crece los gastos aumentan, ya que debe llevarlo a la escuela, comprarle uniformes, materiales y útiles, sin dejar de lado que las jornadas laborales son extensas y tiene poco tiempo para convivir con él. 

Si tu estilo de vida ha dado un giro radical debes aceptarlo, todo cambio es complicado, pero si enfrentas lo que viene con actitud positiva, con valor y confianza en tu capacidad, podrás sacar adelante a tu familia. Pronto encontrarás una solución viable y conveniente para ti y para tu hijo. 

3. Sentimientos de culpa


Es muy común que una mujer que sola críe y cuide a su hijo sienta culpa por no dedicarle mucho tiempo. Recuerda y considera que no lo abandonas, sólo procuras formar un patrimonio y conseguir lo necesario para que no falte nada en el hogar. No cometas el error de malcriarlo por la culpa que sientes, los límites son necesarios independientemente del tiempo que te ausentas. 

Explícale la razón por la que debes trabajar, quizá al principio le cueste trabajo asimilarlo, pero conforme crezca y madure sabrá que eres un gran ejemplo y aprenderá de tu fortaleza. 

4. Baja autoestima


Muchas mujeres pierden su autoconfianza cuando comienzan los cambios físicos y hormonales en el embarazo; otro factor que daña la autoestima es la manera en que ocurrió ese proceso, pueden llegar a pensar que han fracasado porque deben abandonar sus estudios o lanzarse a buscar un trabajo para el que no están del todo preparadas, o uno en el que la paga es insuficiente para sostener a su hijo. 

El aislamiento sufrido por la crianza en solitario se vuelve también un factor que daña la autoestima de la madre, pues pasa por demasiados cambios en muy poco tiempo. 

5. Falta de independencia


Esta es muy común en las madres adolescentes, que siguen viviendo en la casa de sus padres. Eso provoca conflictos en la familia, ya que los papás piensan que deben responsabilizarse de la crianza del nieto, y consideran que la joven es inmadura e incapaz de cuidar de su propio hijo. Al fin decide abandonar los estudios para conseguir un empleo, aunque generalmente queda atrapada en un empleo insuficiente para alcanzar su independencia completa.

6. Rechazo social


La madre soltera se siente juzgada por la sociedad en general, que la tacha de inmadura e irresponsable, aunque en realidad tiene que trabajar y hacerse cargo de su hijo. Es criticada también cuando intenta salir a divertirse y retomar su vida personal, pero no debe convertirse en esclava de la rutina, ya que el abandonarse y sobrecargarse de obligaciones perjudica su autoestima. 

Lo mejor es el equilibrio. Deja de pensar que estás sola en el mundo, porque aunque no tengas apoyo del padre, hay muchas personas a tu alrededor que están dispuestas a ayudarte. Considera lo siguiente para evitar el exceso de trabajo y de responsabilidades: 

● Si es necesario busca una guardería o alguna persona de confianza que cuide a tu hijo

● No tengas miedo a invertir tiempo en tu futuro; hay cientos de maneras y modalidades en línea para continuar tus estudios, que no exigen mucho tiempo y te serán de gran ayuda para retomar el control de tu futuro profesional. 

● Nunca dudes de tu valor como persona, sé consciente de todo lo que eres capaz de hacer por salir adelante junto con tu hijo. 

● Si es necesario toma una terapia grupal, donde estés en contacto con otras mujeres en tu misma situación. Esto puede ser de gran ayuda para escuchar otras opciones para optimizar tiempo y prepararte mejor. 

● No te enfoques en buscar una pareja para que les mantenga a ti y a tu hijo, es mejor prepararse para evitar someterse a una relación que puede resultar distinta a lo que se espera. 

● Siempre explica a tu pequeño las razones por las cuales trabajas tanto y te apartas de casa; habla con él y verás que con el tiempo será capaz de entender todos los sacrificios que has hecho por mejorar su situación económica.

● Quizá no tengas muchas horas para convivir con tu hijo, pero procura darle tiempo de calidad, de esa manera se sentirán unidos y fortalecerán el vínculo afectivo. 


Aunque tuviste que criar a tus hijos sola, hoy te has dado cuenta de tu verdadera fortaleza, quizá fue difícil al principio, pues no fue tu elección el tener que ser dos personas a la vez y descuidar tus propios deseos para llenar dos roles. Ha sido todo un reto, pero lo aceptaste sin temor, con responsabilidad y con todo el amor del mundo. ¡No te juzgues! Eres un ejemplo de vida, y cuando tus pequeños crezcan se darán cuenta de la valiosa que eres, porque además de darles la vida, les diste atención y amor a pesar de todos los sacrificios. No temas, porque tu esfuerzo será premiado por las personas más importantes de tu vida.
Recomendados
Recomendados