6 consejos para vivir sin el miedo a equivocarte. Atrévete y nunca te arrepientas de tu pasado


“Dentro de 20 años te sentirás más defraudado por las cosas que no llegaste a hacer que por las que realmente hiciste. Así que arriésgate, navega lejos de los puertos seguros. Explora, descubre…” -Mark Twain

Como dice este sabio escritor e ilustre orador estadounidense, nos arrepentiremos más de lo que ni siquiera intentamos, porque la vida da oportunidades que no se deben desaprovechar; cuando menos lo esperamos nos damos cuenta de que pasamos nuestros mejores años quejándonos, imaginando lo que pudo ser, en vez de disfrutar nuestros logros, lo mismo grandes que pequeños. 

El tiempo no perdona, sigue su incansable recorrido, y nosotros nos agotamos con él. ¿No es mejor aceptar lo que tenemos y aprender a valorarlo? A continuación te daré algunos consejos para liberarte del arrepentimiento, porque más vale equivocarse y vivir a plenitud que estancarse por miedo a caer. 

1. Enfócate en lo que tienes y no en lo que has perdido


Mantén tu mente siempre positiva; quizá tus decisiones te llevaron por un camino distinto del que imaginaste al inicio de este gran viaje, pero te han dado mucha felicidad. ¿Por qué te arrepientes? Quizá tus hijos no fueron planeados, pero sí concebidos con mucho amor, ¿acaso cambiarías la sensación de tenerlos en tus brazos? Tal vez tu pareja no es perfecta como soñaste durante el romance, pero ha estado a tu lado superando cada obstáculo, y eso es aún más valioso. No perdiste libertad, ganaste amor; no perdiste autonomía, ganaste un compañero o compañera de vida. 


Quizás las grandes oportunidades que pensabas serían las mejores no lo fueron, pero considera que cada día la vida te da cientas de ellas, pequeñas pero no por eso menos importantes. 

2. No temas al fracaso


La única diferencia entre éxito y fracaso es que una trae alegría y el otro, experiencia. Sin fracasos y errores no podemos aprender; cuando las malas experiencias son vistas de manera objetiva se convierten en valiosas lecciones. Tal vez el dolor y la vergüenza del momento nos hagan sentir fatigados o frustrados, pero no por ello debemos dejar de intentarlo. ¡Date permiso de cometer errores! Aprende a perdonarte y a levantarte. 

Los fracasos no determinan nuestro valor como personas, pero sí nuestro aprendizaje. No te quedes estancado por temor a no lograrlo al primer intento, jamás lograrás nada en tu vida si te rindes antes de comenzar.  

3. Toma riesgos calculados


Nunca dejes de intentarlo. Aunque debes ser consciente de tus limitaciones, no debes permitir que definan tus decisiones pues tus fortalezas son mayores y serás capaz de lograr lo que te propongas. Considera los riesgos y las consecuencias con cautela, de esa manera te aseguras de tomar la mejor decisión para no arrepentirte después. 


Fija metas a mediano y largo plazos, así tendrás mayor control sobre lo que deseas, y siempre piensa en positivo. ¡Confía en que puedes lograrlo! Recuerda que el cambio es movimiento, la vida es un río que fluye y a veces es necesario ir contra corriente para no estancarse. 

4. Vive el presente


El pasado puede ser doloroso y terrible para quien no ha sanado sus heridas de la infancia, para aquellos que en lugar de aprender de los errores, se empeñan en recordar el sufrimiento y la tristeza que éstos les dejaron. Las decepciones tienen un propósito: hacerte fuerte y ayudarte a crecer. 

La vida no es perfecta, pero está en nosotros sacar lo mejor de cada situación, siempre disfrutando el presente y amando a plenitud el día de hoy. ¿Para qué mortificarse con lo que no se puede cambiar? De nada sirve lamentarse. Recuerda lo bueno y aprende de lo malo, es la única lección que debes obtener del pasado. 

5. Confía en tu criterio


Toma las decisiones que consideres mejores y no temas por no elegir la correcta. Uno debe trabajar y apegarse a sus decisiones, aceptarlas y luchar porque el camino sea el correcto. Convierte cada elección en acierto, no te dejes vencer por los obstáculos; en lugar de arrepentirte o de rendirte, enfócate en amar lo que haces y en disfrutar cada momento.  

6. Cierra ciclos y comienza de nuevo


Sana las heridas, deja ir el dolor de eventos pasados, perdona a quienes te han herido con o sin intención; a veces decir adiós es complicado, sobre todo cuando se trata de personas que ya no están o que cumplieron su propósito en nuestra vida, pero las despedidas son neces`arias. ¡No te estanques!


Recuerda: una despedida a tiempo es mejor que una relación vacía, con resentimiento y sin futuro. A veces para crecer y movernos de lugar debemos cortar de raíz lo que no funciona, para abrir paso a un nuevo comienzo.

El arrepentimiento es un ancla que te mantendrá estancado en la mediocridad o en tu zona de confort. Si buscas un verdadero cambio, una razón para salir adelante y para triunfar, debes alejarte de los pensamientos negativos que te retienen.   
Recomendados
Recomendados