10 frases que NUNCA debes decirle a tu pareja. Terminarán arruinando tu relación


Las palabras pueden levantar los muros más grandes entre la gente; comunicación y confianza son esenciales para que una relación funcione de la mejor manera; hablar con la pareja tiene un poder especial, capaz de sanar cualquier cosa. Pero así como nuestras frases reconfortan el alma, pueden destruir el amor y la bondad si no se usan con cuidado. 

Hay quienes se dejan llevar por el coraje y permiten que éste guíe su lengua, pronunciando las palabras más hirientes y dañinas, que perforan la autoestima de la pareja y la humillan. Es necesario medir las consecuencias de lo que se dice, porque aunque las heridas físicas duelen en el momento, el daño emocional que causan el abuso verbal, las palabras negativas y las comparaciones, se clava en lo más profundo de la mente. 


Evita decir estas frases a tu pareja, porque la marcarán de por vida. Siempre es mejor guardar la calma y tratar de solucionar los problemas con calma, paciencia y empatía. 



1. “Te lo dije”


En ocasiones anteriores he planteado la pregunta ¿es mejor ser feliz o tener la razón? Muchos dicen que tener la razón los hace sentirse plenos, poderosos e incluso superiores al otro. ¿Pero qué ocurre cuando la persona que se equivoca es tu pareja? ¿Qué ganarás con echarle en cara tu victoria? Decir “¿Ves?, yo tenía la razón” o “Te lo dije”, no ayudará a corregir un error y tampoco hará mucho para mejorar una situación tensa. Si realmente quieres ayudar, puedes proponer una solución y evitar a toda costa decir esas dos terribles frases. 

2. “Sí, claro, lo que tú digas”


En ocasiones es bueno ceder porque hay batallas que no valen la pena ser libradas, pero si estás dispuesto o dispuesta a hacerlo debe ser por convicción y con buena actitud. Cuando dices esta frase ignoras a tu pareja y le demuestras que realmente estás inconforme con la situación, pero te da pereza discutir. En otras palabras: es una manera de menospreciar y humillar al otro. 

3. “Tú nunca” / “Yo siempre”


Estar en una relación implica equilibrio y apoyo, delegar responsabilidades. Por ello es injusto valorar el trabajo de la pareja o condenarlo con frases absolutas como: “Tú nunca me ayudas”, “Yo siempre hago todo”, “Siempre me dejas sola”, “Nunca quieres decirme lo que te pasa”, ¡Pues claro que no!... Todo el tiempo la pareja tiene reclamos, insultos, críticas, y nunca propone soluciones. Esta conducta destruye la confianza y debilita el amor. Cuando uno piensa que “siempre” hace todo, sin dar crédito al esfuerzo del otro, pueden surgir terribles problemas de autoestima en la pareja. 

4. “Mi mamá tenía razón sobre ti”


Una relación es de dos personas, no se deben incluir prejuicios, críticas u opiniones dañinas de personas ajenas, ni siquiera de los padres porque en la mayoría de los casos apoyan ciegamente a sus hijos e ignoran el contexto de la relación.

Esta frase es muy hiriente para quien la recibe; sentirá que no es lo suficientemente valiosa, y que por ello su pareja prefiere hacer caso a otras personas. 

5. “El esposo/ la esposa de fulanito no hace eso” 


Las comparaciones con otros siempre son dañinas. Debemos tomar en cuenta que cada persona es única, y por lo tanto todas las relaciones son distintas; quizá lo que funcione para “Carlos y María” no funcionará para ustedes. La gente suele pensar que “lo otro” siempre es lo bueno, pero hay que aprender a valorar lo que se tiene en casa. No olvides la verdadera razón por la que elegiste a tu pareja porque, aun con sus defectos de carácter e inseguridades, siempre ha estado contigo y te ha mostrado su apoyo en los momentos más difíciles.  

6. “Siempre arruinas todo” 


¿Eres consciente del daño que haces cuando usas esa frase? Analiza por un momento si la responsabilidad es única y exclusivamente de tu pareja. Recuerda que en ocasiones una mala actitud también dificulta la situación, pues crea tensiones innecesarias y éstas afectan mucho el ambiente del hogar. En ocasiones uno se presiona demasiado para complacer al compañero, y al no lograrlo se sabotea y termina equivocándose. 

No condenes a tu pareja por un error, toma en cuenta que todos somos humanos y podemos equivocarnos, pero ello no significa el fin del mundo. Analiza si ese coraje que sientes y que intentas desquitar con tu pareja no proviene de algún otro lado, o por otra situación. 

7. “Cuando te calmes hablamos” 


Es bueno posponer una discusión cuando los ánimos están alterados, así se puede evitar cualquier malentendido o situación que genere mayores problemas. Pero hay formas de proponer tal solución, y decir “cuando te calmes hablamos” no es la mejor manera. 

Esta frase es pasivo-agresiva, ya que hará sentir a tu pareja que por su culpa las cosas no se resuelven. Es una manera de desligarse de la responsabilidad de arreglar las diferencias y poner todo el problema en los hombros del otro. ¿Qué hacer para mejorar esta frase? Puedes decir “Amor, será mejor que nos calmemos y sigamos con esto después, no quiero alterarme”. 

8. “Nunca se puede hablar bien contigo” 


Decir “nunca” tiene un sentido negativo hacia la pareja; esta palabra acusa, ridiculiza y hiere al otro, al hacerlo sentirse menos valioso. Señala de mala manera a la pareja y la tacha de inmadura, sin embargo la persona que está en el error es quien dice la frase. 

9. “Haz lo que te dé la gana”


Esta frase indica desprecio a la pareja, es una manera de decir “no me importa lo que hagas”, y la indiferencia es una de las peores muestras de desprecio y falta de amor en la relación. Hay quienes buscan justificar esta frase diciendo que están dando libertad al otro, pero la realidad es que no se permiten analizar la situación ni proponer soluciones. 

Además, ni siquiera sientes eso. ¿Realmente estarías bien si tu pareja hace algo que te molesta? Lo dudo mucho. por si fuera poco, mostrar falta de interés dañará la relación de manera terrible. 

10. “Para ti todo es más importante que yo” 


El chantaje emocional es una conducta negativa; manipular a la pareja no es saludable, ya que el complejo de culpa suele ser devastador para la víctima. Aunque no sea verdad, esta actitud egoísta la hace siempre sentirse culpable.

El amor es complejo y también lo es la convivencia diaria, pero si comienzas a cambiar esas actitudes y palabras negativas desde hoy, serás capaz de mejorar tu relación y de fortalecer la unión con tu pareja. ¡Todo cambio para mejorar es bienvenido!

Recomendados
Recomendados