10 Ejercicios y alimentos que levantarán tus pechos en semanas…


Una de las partes que más atormentan a las mujeres sin duda es el pecho. Lloramos porque tienen el tamaño de un limón, y también cuando llegan hasta el piso y no nos dejan hacer nada. Pero ¡no te desesperes!, la solución no siempre es el quirófano. Hay ejercicios que ayudan a levantar y reafirmar la zona, ya sea porque bajaste bruscamente de peso, tienes mala postura o la cigüeña hizo de las suyas, da igual. Pero si haces las siguientes rutinas no necesitarás cuchillazo para poner a las nenas en su lugar. 



¿Quién dice que se necesita un gimnasio? Lo único que tienes que hacer es levantarte y mover el cuerpo. Porque no creo que quieras terminar con el pecho en los tobillos, ¿verdad? 



Empecemos...

1. Apertura de pecho. 


Si no puedes conseguir la banda elástica busca en tu ropero, seguro hay alguna prenda que se estira y que ya no te pones. Te sientas en el piso con las piernas en forma de mariposa, mantén la espalda derecha y la mirada hacia el frente. Abre los brazos, inhala y exhala cuando cierras. Empieza con 2 repeticiones de 10 y conforme pasen las semanas vas aumentando. 

2. Mariposas acostada. 


Puedes acostarte en el piso o en una banca. Como eres principiante no necesitas hacer peso, después puedes comprar unas mancuernas. Con los puños cerrados estira los brazos hacia el frente; justo a la altura del pecho, bájalos lentamente haciendo fuerza para marcar el músculo. Comienza con dos repeticiones de 20; si lo haces con peso, 3 de 10. 

3. Pesas hacia adelante. 


En la imagen se ve a una chica sobre una pelota, pero puedes hacerlo en una banca plana. Sostén la mancuerna o algún objeto pesado con las dos manos y extiende los brazos, no los dobles, la clave está en mantenerlos estirados cada vez que subes y bajas. 3 series de 10 repeticiones está bien. 

4. Pesas hacia arriba. 


Este ejercicio lo puedes hacer inclinada sobre algún objeto o simplemente hincada y con la espalda derecha. Toma las mancuernas con los dedos mirando hacia arriba, sube a la altura del rostro y regresa. Haz 3 series de 5. 

5. Mariposas de pie. 


Acomoda los pies a la altura de los hombros y dobla ligeramente las piernas. Si sientes muy pesadas las mancuernas hazlo sin peso. Dobla los brazos, empiezas al centro del pecho, abres y bajas. Haz 2 repeticiones de 15. 

6. Estira los brazos. 


Así de fácil, si no tienes liga no te preocupes. De pie y con la espalda derecha dobla el brazo y estira, apoya bien los pies para no perder el equilibrio, tienes que sentir que estás trabajando el brazo y el pecho. Con 3 repeticiones de 8 con cada brazo está bien para empezar. 

7. Flexiones en el piso. 


Si aún no puedes sostenerte con los pies coloca las rodillas en el piso, pero sí es importante que levantes la parte del tronco, separa ligeramente los pies y coloca las manos con los dedos hacia enfrente, a la altura de los hombros para concentrar el trabajo en el pecho. Puedes empezar con 3 repeticiones de 5.

8. Levanta pesas. 


Separa los pies a la altura de los hombros e inclina el cuerpo hacia adelante, mantén la espalda derecha y la cabeza en la misma dirección, ahora estira los brazos y flexiona lentamente. Haz 2 repeticiones de 10. 

9. Flexiones en la pared. 


Colócate frente a la pared y separa los pies a la altura de las caderas. Pon las palmas al nivel de los hombros y estira bien los brazos. Vas a flexionar lentamente pero -¡ojo!- no muevas las manos. Haz 15 repeticiones, descansas dos minutos y termina con una más. 

10. Levanta y flexiona. 


Separa las piernas un poco más allá de las caderas, pon la espalda derecha en posición de sentadilla, toma con los brazos una mancuerna o algo pesado, flexiona las piernas, levanta el objeto y lo llevas al pecho. Puedes empezar con 2 series de 5 repeticiones. 

No olvides descansar por lo menos 30 segundos después de cada serie. 

Y bien, ¿qué hay con los alimentos? Observa la siguiente lista que te ayudará a mantener todo en su lugar. 

1. Zanahoria. 


La zanahoria no sólo es buenísima para la vista, contiene compuestos químicos llamados fitoestrógenos, que ayudan a regenerar la piel y a aumentar el pecho de forma natural. 

2. Carnes. 


Aquí eso de ser vegetariana no ayuda; si de plano no quieres saber nada de la carne puedes sustituirla por soya, pues no sólo aumenta el pecho, también lo reafirma, sobre todo el pollo. 

3. Avena. 


La avena no puede faltar en tu despensa, y no sólo porque sabemos que ayuda a reducir el colesterol. También aporta fibra, que es indispensable para nutrir los músculos y para controlar la elasticidad de la piel, justo lo que necesita el pecho. 

4. Lentejas. 


Seguro después de leer esto amarás las lentejas, pues no sólo aportan nutrientes al organismo; también producen estrógenos de manera natural, que ayudan a que tus nenas se levanten. 

5. Arroz. 


Es importante que lo consumas puro, es decir lo que conocemos como arroz blanco. Si lo acompañas con vegetales el efecto será mucho mejor. Tendrás un pecho más firme y un par de centímetros extra. 

6. Aguacate. 


El aguacate tiene nada menos que 10 aminoácidos y conjuntos de vitaminas y minerales que ayudan a que tu pecho crezca de forma natural. 

7. Cereales integrales. 


Los cereales son ricos en vitaminas, minerales y esteroles -especie de colesterol animal-, que también ayudan para aumentar el pecho. Si los comes 3 veces por semana el resultado será genial.

No olvides beber por lo menos 2 litros de agua al día y dormir 8 horas diarias. ¿La razón?: esto favorece que la hormona del crecimiento se mantenga activa, ya que empieza a disminuir después de los 25 años.

Recomendados
Recomendados